26 de mayo de 2016

Casiopea tiene cinco estrellas

                                                                             
                                                                             
Vibración
Nebulosa de Casiopea
                          


        Aún no ha amanecido, a pesar de que en el este ya se insinúa la luz del nuevo día. Casiopea, con vaqueros ceñidos y botas a medio muslo, entra por la puerta.


 La miramos. Sin querer o queriendo, de forma descarada o disimulada, pero imposible resistir la tentación de hacerlo. Camina con paso ligero y firme, sin arrollar. Sus gestos son decididos, pero no bruscos. Fortaleza y sensibilidad se fusionan en perfecta armonía, sin ninguna nota estridente que haga desentonar su prestancia.

Entra, se detiene, saluda y sonríe; incluso a veces, nos regala un abrazo.

Ella es así, bella, con ese estilo un poco hippie chic algo orientalizado que no sacrifica la originalidad para seguir la moda. Se cuida, y eso se nota. Se la ve exigente consigo misma, disciplinada y metódica. Detallista hasta la extenuación. Dos características que envidio de su persona (habla mi yo que escribe): su desparpajo y espontaneidad. 

                                                                                 
                                   Moviendo las caderas


Cinco estrellas de Casiopea:
  • El amor es la generosidad en estado puro. Una entrega desinteresada, sin desear ni esperar nada a cambio.
  • Si algo tengo claro es que en el amor, como en las amistades, no se puede mendigar ni forzar nada.
  • Mis padres me enseñaron: «Haz el bien sin mirar a quién». Me gusta llevarlo a la práctica.
  • Soy apasionada. Cuando me propongo un objetivo, nunca me rindo: la lucha siempre está asegurada.
  • Estuve a punto de hacerme un tatuaje con la palabra «GRACIAS», por tantas cosas... Al final no lo hice, pero llevo un anillo con esa palabra grabada. Intento inculcar a mis hijos el sentimiento de gratitud hacia la vida, por lo que tienen y lo que son.

Gracias
Anillo con la leyenda: Gracias.
                                                       

Casiopea ha querido compartir con nosotros su primera experiencia no sexual o sexual frustrada. Y lo ha hecho de una forma muy original y divertida. Ella también padece la enfermedad: Picor de Musas. Le gusta escribir relato. Así que me callo y dejo que os hundáis entre sus renglones. Esta es una historia real, disfrutad de ella.


                                ¡Tierra, trágame! trágame!

    
Corrían los años noventa, cuando una ingenua con hombreras a lo Mazinguer Z descubría, por primera vez en su vida, los secretos y placeres de lo que para ella era el sexo compartido, o mejor dicho, el calentón compartido.

Aún recuerdo aquella noche...
-Necesito sentirte -le susurré con voz queda a la vez que lamía con mi cimbreante y candente lengua el interior de su oído, y el anhelo hacía acto de presencia en mis braguitas.
-Vayamos a un lugar seguro -replicó él a la vez que me agarraba con apremio del brazo. Su deseo henchido se hizo patente a la vez que pugnaba por no delatarse.
La sed y el hambre rezumaban por todos los poros de nuestros cuerpos, mientras intentábamos reprimir y controlar nuestras más violentas y recíprocas embestidas.

 Así que muy prestos, nos dirigimos al pinar más cercano y seguro que nos ofrecían aquellas tierras conocidas. La noche era oscura y lluviosa, diría que casi torrencial. Hacía mucho tiempo que el agua no corría de forma tan abundante. 


                                               

               Belleza natural



Necesitábamos liberarnos de esa sofoquina y ese azogue que nos oprimía, sojuzgaba y apresaba nuestros más ínfimos, coherentes y acordes impulsos.

La entrada al pinar no fue nada fácil. La tierra estaba demasiado blanda y mullida, pero nuestro Ford Sierra, con tracción trasera, podía con todo... ¿Con todo?


De repente, empezamos a sentir la extraña, pero literal, sensación de ¡tierra, trágame! El vehículo comenzó a hundirse sin remisión.
«¡Ay, mi madre, yo de aquí me largo! ¡Socorroooo!» 
Un ataque de pánico había empezado a nublar mi mente. Hiperventilaba y sudaba de forma incontrolada. Mi frecuencia cardíaca empezó a acelerarse, y mi respiración, también. ¡Mis constantes vitales estaban en shock! Ahora sí que estaba excitada, ¡pero de miedo!  

Así que rauda y veloz, salí del coche y me dirigí hacia la carretera que conducía a mi pueblo. A lo lejos podía ver cómo mi chico intentaba sacar el coche del lodazal. Colocaba unas ramas de pino bajo las ruedas traseras, mientras gritaba mi nombre para que regresase.
«¡¿Pero cómo te vas a ir?!», me abroncaba mi YO racional. «¡Espera a tu chico!»  
«¿Mi chico?» «¡No conozco a nadie. Aquí tonto el último»!
Replicó entonces mi YO superviviente, que me advertía de que si mi padre llegaba a enterarse, ¡ME MATARÍA!

Así que embarrada hasta la médula, salí como pude de aquellas tierras fangosas, tan ávidas por abrazarme, cómo ávido estaba El Origen del Mundo por abrazar aquel prometedor As de Picas antes de aquella infausta hecatombe. 

                                                                
Pubis de mujer
El origen del mundo (Gustave Courbet)


A una velocidad pasmosa, comencé a caminar carretera adelante, mientras hacía dedo por primera vez en mi vida. A lo lejos, pude ver unas luces avanzando por el asfalto. Cuando por fin el coche paró, no me lo podía creer... ¡Joder, era el novio de mi prima! 
«¡¿Acaso no había más gente en este mundo que alguien conocido?!» 
                                                  
Noche compleja

                                                   

Mi cara ahora sí que era la de: «tierra, trágame», y en la de mi primo, que más bien parecía el emoticono ojiplático del WhatsApp, se  podía leer:
                    «¡Joder con la mosquita muerta!»
Pasados los años, mi salvador se casó con mi prima; a pesar de que han transcurrido más de veinte y no nos vemos mucho, cada vez que nos encontramos, puedo leer en sus ojos:
                     «Conozco un secreto tuyo».

El noviete mío aquel, creo que sobrevivió (lo sé porque al final me case con él). Y lo que pasó con el coche...eso,  eso es otro relato. 


             ¿Te gustaría conocer el desenlace de la historia?



Subscribe to our mailing list

* indicates required

60 comentarios:

  1. Pues claro que me gustaría conocer el final de esta historia!!!!!
    Mientras lo leía y aunque he intentado evitarlo, no dejaba de surgir en mi cara una sonrisa maliciosa. Creo que la mayoría de la gente tiene, tenemos, alguna historia guardadita con características que se acercan a esta y que pasados los años regresa de vez en cuando o para mortificarnos, o para ponernos en la cara esa sonrisa maliciosa de la que antes os he hablado.
    Confesemos!!! Casi todos la tenemos!!
    Los primeros acercamientos al mundo del sexo casi siempre se acompañan de tropezones, torpezas, o pies metidos en el barro. Pero en ocasiones los omitimos por que queremos entrar dentro de esas historias que otros nos cuentan como películas y que por supuesto, " nosotros no vamos a ser menos, faltaría mas".
    De todas maneras y aunque me he divertido mucho, me quedo con la primera parte.
    No puede estar incluida en mejor categoría, por que es así: GENTE QUE ENAMORA.
    Y he podido repetir en mi imaginación esas entradas triunfales, por que asi salen las estrellas cada noche, de forma triunfal. Ya puede haber nubes que alguna siempre se cuela y resplandece en algún lugar.
    Son dificiles de encontrar como la constelación de CASIOPEA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias SIEMPRE por tus palabras!! No estaría mal que contaras alguna experiencia tuya a tu estilo ...Te quiero un montón!!!

      Eliminar
    2. Genial, Atalaya.
      Anímate y cuenta alguna aventurilla de esas. ¡CONFIESA!
      Qué bonito lo que dices al final. ¡Cuánto amor transmites!
      Hasta pronto.
      Gracias.

      Eliminar
    3. Ay Casiopea, Casiopea...que pensaría tu esposo Cefeo, rey de Etiopía. Que pensaría Andrómeda vuestra hija si supiera lo que nos cuentas aquí.
      De Casiopea y su hija Andrómeda se decía que eran mas bellas que las ninfas del mar, por eso Poseidón las castigó a ellas y a su reino enviandoles inundaciones que lo arrasaron todo.
      Tambien envió un monstruo para devorar a su hija.
      Pero tranquilos, que no se la comió. Que aquí aparece la historia de amor y es salvada por su caballero Perseo con el que tuvo siete hijos, vamos, que no perdieron el tiempo.
      En algunas ocasiones a CASIOPEA se la representaba de espaldas para que no eclipsara a las deidades con su belleza.
      Otra característica de Casiopea y esta ya de su faceta astronómica es que aunque se confunde con otras y no es tan facil distinguirla, NUNCA,se oculta.
      Personaje apasionante esta Casiopea.

      Eliminar
    4. Buena pregunta, Atalaya.
      Sería interesante conocer la historia desde la otra perspectiva, la del pobre Cefeo cuando se quedó metido en el lodo y colocando ramas, supongo que con la pasión bajo mínimos después de la estampida de Casiopea.
      Lo que hace el amor, ¿eh?

      Eliminar
  2. Hola si que es una historia muy real,como dice Atalaya todo el mundo tiene una historia parecida con algún percance y casi siempre aparecía alguien conocido.Seria interesante que algún día contaras el final de la historia.TE QUIERO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Turquesa,lo pensaré.

      Eliminar
    2. Gracias Turquesa.
      Comparto tu opinión, queremos saber qué ocurrió después.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. No, no se te han triplicado, sino quintuplicado, jajaja.

      Eliminar
  4. Buenas Casiopea, si los pinos de estas tierras hablasen la de historias que iban a contar. Yo conozco a una que estando en el coche en plena faena, cuando cayó un piñones en el capó del coche,salió corriendo descalza y en pelotas todo el camino adelante.
    Tendrás que contar la segunda parte porque pobre hombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja qué bueno !!....es verdad que tiene que haber millones de historias entre pinos, se podría hacer una sección en este sentido Araña Rosa...En mi pueblo,( y estoy hablando de antaño, ahora no lo sé) La Benemérita se paseaba por los pinarillos de vez en cuando a ver a quién pillaban...qué no habran visto!!

      Eliminar
    2. Vaya con Capricornio, pues espero que no hiciese mucho frío...
      La Benemérita, como bien dice Casiopea, se paseaba por los caminos, y en ocasiones hacía la vista gorda, afortunadamente.

      Eliminar
    3. Cuéntanos la segunda parte de tu historia Capricornio;-)

      Eliminar
  5. Hola a todos.
    Escribo para aclarar que Casiopea es una persona real, al igual que la historia que cuenta.
    Ademas de ser amigas compartimos la pasión por la escritura. Esta entrada pertenece a la categoría de Gente que Enamora, y ella entra plenamente dentro de ese perfil. Besos, guapa.
    La primera parte, la introducción, está escrita por mí. El relato es suyo, ha sido una forma original de contar una anécdota divertida. Así, el suceso cobra vida y gana en intensidad, pues no solo conocemos los hechos, sino también lo que a ella se le pasaba por la cabeza...
    Y ahora me toca comentar. Por un lado, en cuanto a técnica, decirte, Casiopea, que es un texto muy dinámico. Te seguimos en tu razonamiento desde el primer momento. Destacaría la imagen que utilizas para describirte, al compararte con Mazinger Z, la bordas. Y, sobre todo, la metáfora del Origen del Mundo, para crearla te has servido del cuadro de G.Courbet, uno de tus preferidos, que resulta impresionante y está muy bien escogido. Te felicito y te animo a que continúes con esa afición; que vaya creciendo poco a poco, como debe ser.
    Ahora, habla la parte demonio de la araña: Pobrecillo, ¿no? No sé si en su lugar te hubiese vuelto a llevar de paseo en el Ford Sierra, pero creo que ¡NO!
    Ha sido un verdadero placer tenerte hoy aquí, un poco más cerca.
    Un beso. Ya sabes que estas en tu casa, virtual, pero tu casa al fin y al cabo.
    PD. Lo siento, guapa, pero el Te Quiero de Turquesa es mío.

    ResponderEliminar
  6. Araña Rosa GRACIAS a tí por confiar en mí.Me quedo con personas como tú que SIEMPRE SUMAN!!
    Lo del beso me lo imaginaba porque no tengo el placer de conocer a Turquesa aunque sé que algún día nos conoceremos Y en cuanto a mi marido...lo que no sé es como siguió hablándome...Besos mil !!

    ResponderEliminar
  7. Bueno buenos si esos rincones oscuro donde las pajas buscan la intimidad hablasen.
    la de marrones y sonrrojeces contaría.
    Creo que las primeras experiencias por mucho que te lo propongas no salen bien.
    Parece que si no es La Guardia o pierdes las llaves del hotel, ni siquiera en el bosquecillo mas perdido te aparece un mirón.
    Estoy seguro que todos tenemos alguna buena historia que en ese momento es un marrón pero que con El Paso del tiempo se hacen divertidas.
    Muy buena Casiopea me a recordado a la mía y tengo una sonrrisi pícara en la cara jjjjjjjj ;)

    ResponderEliminar
  8. Tienes razón riquenjausen ( vaya nombre más raro que tienes , me ha tocado mirarlo varias veces para escribirlo bien...jjj) pero de lo que ahora me río, antaño me pareció un auténtico dramón y si te soy sincera y entre tú y yo hasta un tanto humillante...en fín ahora me río.....Me alegra mucho que te hayas divertido y retrotraído a tu pasado.Al final somos lo que somos por todo lo que hemos vivído.GRACIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, riquenjausen.
      Tienes razón, recordar anécdotas pasadas nos hace sonreír en el presente, ¡pero qué mal se pasa en el momento!
      Puedes contar tu historia, en confianza, que de aquí no va a salir. Será un secreto jjjj :-)
      Gracias por pasarte.
      Hasta pronto.

      Eliminar
    2. Riquenjausen, tu también tienes alguna historia parecida a la de Casiopea? Je je je!

      Eliminar
  9. Jajajja muy buena la historia, yo creo q todo el mundo tenemos una pequeña historia entre pinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues animaros a contarla!! Muchas gracias Lupita.

      Eliminar
    2. Hola, Lupita.
      Habla, habla, no seas tímida.
      Así es, ¡lo que nos gusta la naturaleza!
      Gracias por entrar.
      Hasta pronto.

      Eliminar
    3. Eso, eso, cuéntanos tu historia o historias Lupita. Menuda aventura la de Casiopea.

      Eliminar
    4. Buenas tardes, Leo.
      Veo que vas animando a todos para que cuenten sus experiencias, pero tú no sueltas prenda, ¿eh? Vamos, no seas tímido, deja un testimonio.
      Sí, menuda historia la de Casiopea, ha calado..., y nunca mejor dicho.

      Eliminar
    5. Vamos Leo enrróllate que como dice Araña, no saldrá de aquí....GRACIAS por comentar.Bss

      Eliminar
  10. A Porcierro enumerando a capítulos anteriores lo de la foto de esta historia si que es un peliquin
    Jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien riquenjaussen , eres un alumno muy aplicado, es verdad que es un buen felpudo ja, ja, ja.Es uno de mis cuadros favoritos.Saludos

      Eliminar
    2. Bieeeeeeeen, riquenjausen!
      Menudo ejemplar. No dejo de pensar en la modelo, todo el día despatarrada...
      Saludos.

      Eliminar
  11. Quien sea de pueblo y no tenga ninguna historia o haya ido por los pinares a ver a quien pillaba...que tire la primera piedra,jaja.
    Eso si,hay que saber el momento o ir bien preparado,que los caminos embarrados pueden ser traicioneros y a veces hacernos pasar un rato vergonzoso,asiq ya sabéis,menos ford sierra con tracción trasera y mejor un todo terreno para los caminos. Muy divertida la historia de Casiopea,en verdad si que es gente que enamora y con la que empatizas sin conocerla.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Dama.
      Pues sí, la solución sería tener un buen vehículo con tracción a cuatro, sobre todo para los que tenemos cerca esos tentadores pinares. Parajes secretos, bien ocultos de miradas ajenas, donde si te ocurre un percance, ¡no se entera ni Dios!..., y a pesar de todo, ¿quién se resiste a jugar..., al escondite?
      Gracias por esta visita tan agradable.
      Hasta pronto.

      Eliminar
    2. highlander oscuro28 de mayo de 2016, 1:13

      Si pica pica y da igual todoterreno, caminos embarados,etc. Buen relato arañaña

      Eliminar
    3. Por cierto dama MUCHAS GRACIAS que no te lo había dicho....intuyo que algún día nos conoceremos....GRACIAS de verdad

      Eliminar
    4. Buenas, Highlander oscuro.
      Al parecer, tú también has tenido alguna experiencia pinariega, ¿no?
      Tu nombre se las trae, sube las pulsaciones solo con leerlo. De novela erótica total.
      Hasta pronto.

      Eliminar
  12. Pues os daré una pistilla...tuvo que ser el todoterreno de un amigo ( mejor dicho, de su hermano) el que sacó al tiburón de aquellas tierras fangosas...todavía me acuerdo de la sonrisa maliciosa y contenida de mi amigo cuando me vio por primera vez después de aquella taquicárdica experiencia....podía leerle la mente....

    ResponderEliminar
  13. Jajaja al final se entero toda la familia, primero el primo y luego el hermano

    ResponderEliminar
  14. Sí,《 esa mosquita muerta que nunca habia dado que hablar...》la verdad es que creo que el hermano de mi amigo no llegó a enterarse.Gracias Aquiles, me gusta tu nombre.¿ Tienes alguna historia mitológica que podrias contar?Anímate!!

    ResponderEliminar
  15. Buenas noches, Aquiles.
    Bienvenido al club de los inmortales (literariamente hablando). En este post han aparecido: Casiopea, Andrómeda, Cefeo, y ahora tú, Aquiles. Hunde tus pies en esta tierra, hoy húmeda y embarrada, y sumérgete en sus historias.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Buenas noches buna la historia y los pros.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegra que te haya gustado...Si me dicen hace años que lo iba a relatar y de esta manera,no me lo hubiera creído ... 《 ¿cómo iba yo a contar una cosa así...?》El tiempo lo apacigua todo, lo bueno y lo malo.Muchas gracias de nuevo.Bss

      Eliminar
    2. Buenos días, Set.
      ¿No es ese en nombre bíblico?
      Pues sí, es una buena historia, y la forma de redactar los pros, electrizante.
      Un saludo.

      Eliminar
  17. Buenas noches casiopea!!!!no había tenido oportunidad de leer este relato hasta ahora pero tengo que decirte que me a encantado e recordado viejos tiempos y me e reído mucho,en definitiva espero y deseo que sigas escribiendo y nos hagas pasar un buen rato.X cierto Capricornio me parece a mi que tienes alguna historia interesante que contarnos...hay lo dejo.un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja , yo tambièn lo habia pensado...Capricornio...¡DESEMBUCHA!...Bueno muchas gracias Tere.Bss

      Eliminar
    2. La araña rosa se une formalmente a la petición. Ánimo, Capricornio, que eso de una mujer desnuda corriendo por el pinar, despierta mi curiosidad. ¿Tenía puestos los zapatos?

      Eliminar
  18. Me sucedió algo parecido pero a la sombra de los pinos,este relato me hizo recordar momentos que creía ya olvidados jejejeje

    ResponderEliminar
  19. Hola Borjaabraham, muchas gracias por escribir.La verdad es que todo el mundo tiene sus pequeñas historias , asi que cuenta cuenta...no nos dejes con la intriga....Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Borjaabraham.
      Así que a la sombra de los pinos..., ¿eh? Esto me da que pensar: ¿sin coche y al aire libre? Eso si que tuvo que ser un deporte de alto riesgo, jajaja.
      Muchas gracias por pasarte de nuevo.

      Eliminar
  20. Hola Casiopea, me acabo de conectar y veo que tanto Araña Rosa cómo tú habéis escrito unas historias entretenidas a la par que divertidas, el relato está muy bien escrito enhorabuena, pues cuándo se lee parece en tiempo real.
    Por supuesto que me gustaría conocer el desenlace de la historia.
    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  21. Hombre Taconcitos...¡¡qué nombre más mono tienes!! Me alegra enormemente que te haya gustado.No sé si habrá una segunda parte de la historia o escribiré otras,( con el permiso siempre de mi querida Araña Rosa), en cualquier caso MUCHAS GRACIAS !!!Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Taconcitos.
      Me alegra mucho que hayas pasado un buen rato.
      Por supuesto que habrá segunda parte, porque me encanta recibir visitas de gente positiva y con buen humor, en mi casa física y en esta otra también. Además, es muy enriquecedor escuchar otras voces y saber de vuestras historias, no os podéis hacer idea de lo bien que lo paso leyéndoos.
      Gracias por escribir.
      Hasta pronto.

      Eliminar
  22. Me he reído mucho con tu historia Casiopea! Me ha divertido leyéndote.me gusta mucho tu forma de contar tu historia y como tú misma dices, somos lo que vivimos. Estamos hechos de nuestras historias, y aunque en un momento nos sintiéramos avergonzadas o humilladas por ellas, es muy importante mirar al pasado orgullosas y saber aprender y reirnos de nuestras vivencias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches, Anónimo.
      Gracias por comentar. Me parece muy hermoso lo que dices: esa mirada hacia el pasado que deja entrever que no has dejado nada pendiente, y, por otro lado, que la experiencia te ha servido para aprender; como debe ser.
      Hasta pronto.

      Eliminar
    2. Hola anónimo.Muchas GRACIAS por entrar. Me han gustado mucho tus palabras.Creo que la gente se ha sentido muy identificada con el relato ya que todo el mundo tiene sus pequeños secretilos;la cuestión es ,efectivamente, aprender, evolucionar y seguir sumando y SIEMPRE con sentido del humor.Gracias de nuevo.

      Eliminar
  23. Estábamos tumbados en una piel de oveja, cuando...cuando la piña cayó en el capó del coche,mi novia salió corriendo por el camino, en pelotas y descalza. Parecía el correcaminos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confesaste, por fin, gracias!!!!
      Menuda escena para un relato.
      ¿Me la prestas?
      Lo de la piel de oveja, me suena.

      Eliminar
    2. Ja ja ja...lo de la piel de oveja va en serio o te estas quedando con nosotros???...en cualquier caso muy gracioso tambien!! Gracias Capricornio, (pensábamos que te querías escaquear de contar la anécdota!!! ).Bss

      Eliminar
    3. Vamos...que a día de hoy sigue quitándose barrujo de los pies, jajajjajajaja. Que bueno Capricornio!!

      Eliminar
  24. Hola araña una alcaracion
    , o Set, dios ctónico, deidad de la fuerza bruta, de lo tumultuoso, lo incontenible. Señor de lo que no es bueno y las tinieblas, dios de la sequía y del desierto en la mitología egipcia. Seth fue la divinidad patrona de las tormentas, la guerra y la violencia, también fue patrón de la producción de los oasis (dinastía XIX).

    Nombre egipcio: Suty, Sutej (Setesh, Seteh). Nombre griego: Set (Seth). Deidad griega: Tifón.

    Iconografía

    Ser animalesco cuadrúpedo que resiste toda clasificación zoológica, indicio de haberse tornado extraño para los egipcios desde los primeros tiempos.[1] Posee hocico curvado, orejas rectangulares y cola levantada, o forma humana con cabeza animalesca. La primera representación conocida se encuentra en la cabeza de maza del rey Horus Escorpión, un monarca de la dinastía 0.

    Se ha interpretado la bestia que representó a Seth de muchas formas. Aunque no se ha podido determinar con exactitud, lo más probable es que sea un cerdo hormiguero.[2] A veces, portaba cetro uas y anj. Se supone también que era hermano de Neftis (quien también era su esposa), de Isis y Osiris. Seth mató a su hermano Osiris para quedarse con el trono y luego tuvo una fuerte batalla con Horus, a quien le quitó el ojo, Horus ganó y Seth se volvió el dios del desierto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno!, menuda figura temible. Gracias por la aclaración.
      Set también fue el tercer hijo de Adán y Eva, así que has elegido un nombre poderoso y pleno de significados.
      A la Araña le gusta mucho más la representación de deidad de lo incontenible.
      Bienvenido de nuevo.

      Eliminar