12 de mayo de 2016

Cajón desastre para las primeras experiencias sexuales


     
La primera experiencia sexual


          Me llamo Rosa y soy la protagonista de Uñas de Gata. Estoy tan harta de escuchar a Carmen, la autora, quejarse de que la novela no se va a vender, que he decidido pedirle permiso para escribir en su blog y así echar una manita.

Me ha costado trabajo convencerla porque es muy terca y todo lo quiere hacer ella, no sabe delegar, pero empecé a colarme en sus sueños y a susurrarle al oído, una noche tras otra, hasta que por fin me dejó salir. Solo me ha puesto una condición, bueno dos: que hable claro y que sea sincera.

Hoy es mi primera intervención, y estoy de los nervios. Me digo que tengo que mostrarme tal cual ella me ha creado, y dejarme llevar... Bien, muy bien, empecemos por lo más importante ahora: daros la bienvenida a este rinconcito. Espero que disfrutéis con las anécdotas que voy a compartir. Por favor, pasad y poneos cómodos.


Hoy, después de un turno de trabajo intenso, unos cuantos compañeros decidimos tomarnos algo en la cafetería del hospital. Son las diez y cuarto de la noche cuando por fin nos sentamos en una mesa junto a la barra. Estamos Mª Jesús, Luisi, Raquel y Javi, mis compañeros en la planta de Medicina Interna, y los Pacos: Paco Number One (marido de Mª Jesús) y Paco Bis. Les llamamos así para diferenciarlos, porque ambos son celadores y encima suelen compartir turno de trabajo.


Experiencias sexuales curiosas


Ya es de dominio público que voy a escribir en un blog de temática romántica y erótica, aunque lo cierto es que casi todos se han quedado solo con lo segundo. La parcela romántica ha sido ignorada, como si el amor ya no interesase a nadie. Somos sanguinarios devoradores de información sexual, y no me parece mal, todo lo contrario, aunque la mayoría procuremos mantener oculta nuestra pequeña afición. Así que si eres de los que «disimula», este blog no es para ti. Y del amor..., ¿qué decir? A pesar de mi experiencia con los hombres, aún quiero vibrar con esa emoción humana el mayor tiempo posible.

¿Y tú? ¿Eres de los que disimula?

Desde que el boca a boca, y el whatsapp a whatsapp, han empezado a echar humo para informar de mi nueva ocupación, he notado algunos cambios a mi alrededor. No me refiero a mis amigos que están conmigo a muerte, sino a los «disimuladores», y yo que me sugestiono mucho con el qué dirán, adivino sus pensamientos; básicamente consisten en: «Rosa es una salida».

No quiero darle más vueltas, he tomado una decisión y punto.

Al lado de mis compañeros me siento muy cómoda, cobijada, y además son tan majos que hoy se prestan a hacer de ratitas de laboratorio.

                                                           
 Primeras experiencias sexuales curiosas


Les comento que para empezar me gustaría hablar de las primeras experiencias sexuales y observo cómo se recolocan en sus sillas. Enseguida, como no podría ser menos, empieza turno Paco Number One.
«¿Y qué necesitas saber exactamente? ¿El método anticonceptivo que utilizamos para la primera ocasión? Porque yo entonces no tenía ni para condones».
Les aclaro que no me refiero a cuestiones técnicas, sino a compartir anécdotas divertidas y a disfrutar recordándolas.
«Pues si quieres abro el debate yo»
Vuelve a intervenir el mismo Paco para alegría de todos. Le pido que empiece sin más dilación y observo que todos hemos dejado casi de respirar. Estoy segura de que no va a defraudar contándonos su primera vez. Estamos callados, el único ruido que se escucha de fondo es la cháchara del televisor. Después de dar un buen trago a su cerveza, al fin se decide a hablar.
  «Me estrené con una mujer mayor que yo. Se llamaba Rita y era la vecina de mis abuelos. La primera vez que nos acostamos, yo tenía una buena cogorza encima. Me dejó tan agotado que me quedé para el arrastre. No podía ni levantarme de su cama, así que me dormí y en paz. A las cuatro y media de la madrugada me desperté porque tenía ganas de mear. Fui para el baño y pulsé el interruptor de la luz, esta era más bien escasa, pero suficiente para ver lo que tenía delante. Medio dormido, oriné, me la sacudí y me di media vuelta para lavarme las manos. Después de secarme, las apoyé en el borde del lavabo y me miré en el espejo. Notaba los ojos secos, quise frotármelos y levanté una mano hacia el derecho sin perder de vista mi reflejo; estaba guapo hasta medio grogui».
Al escucharle decir esto, todos los de la mesa reímos. Él es así de ganso. Pido silencio y le insto a que continúe deseosa de saber a dónde conduce la historia.
«No os riáis que es cierto. Cuando el dedo índice estuvo a la altura de mi ojo, distinguí una mancha oscura. Ya entonces veía mal de cerca, así que lo aparté un poco para enfocar mejor. ¡Casi me caigo de espalda del susto que me llevé, la hostia! A lo largo de la noche me habían crecido pelos como escarpias en la yema, una fila un poco arqueada de pelos negros como demonios. Espantado, sacudí la mano. ¡No sabía qué hacer! Dudaba si llamar a la señora Rita o pedir una ambulancia, está última idea la deseché porque Badajoz estaba lejos y tardaría una eternidad. Me dije: "Paquito, serénate". Resoplé, llené los pulmones de aire, y con decisión agarré la ristra de pelanganos. Tiré poco a poco de ella y vi cómo se iba soltando sin dejar herida debajo. No parecía grave. Respiré aliviado. Al poco la tenía sujeta entre el pulgar y el indice de la mano izquierda. Se había quedado adherida, así que decidí liberarme de ella dejándola en el borde del lavabo. Al bajar la vista para mirar la porcelana blanca, me quedé de una pieza, ya que sobre esta había otra filita igual a la que tenía pegada aún en mis dedos. La imagen de un ojo cerrado me asaltó de repente. ¡Eran pestañas postizas! Así fue cómo descubrí que la señora Rita las usaba, y tenía por costumbre quitárselas para dormir y dejarlas pegadas en  el borde del lavabo». 
Experiencias sexuales curiosas

Nos tronchamos de la risa imaginando a nuestro compañero con las pestañas de su amante pegadas en el dedo. Cuando más animados estamos para continuar hablando sobre nuestras primeras experiencias sexuales, nos interrumpe Ramiro, el camarero de la cafetería, para decirnos que van a cerrar.

                            Y tú, ¿qué me dices? ¿Tienes alguna experiencia                                 divertida de tu primera relación sexual?




  

22 comentarios:

  1. Buenos días Rosa! Me alegro mucho de que Carmen por fin te haya dejado escribir en el blog,después de la gran y emotiva historia de amor del martes,nos venía muy bien este relato tan divertido. Espero que te deje colarte de vez en cuando para que nos sigas divirtiendo con tus anécdotas y las de tus compañeros.
    Ahhh,y dile que no se preocupe por la novela que en cuanto la publiquen seré una de las primeras en leerla.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, después de mucho bregar, aquí estoy.
      Por supuesto, me gustaría quedarme durante mucho tiempo, pero a veces los autores son unos desalmados: a los personajes, que por algún motivo dejan de gustarles, los tiran a la papelera de reciclaje. Ya ves, ¡cómo si no tuviésemos sentimientos!
      Le diré a Carmen lo de su novela; seguro que se va a poner muy contenta.
      Gracias, Dama.
      Hasta pronto.

      Eliminar
  2. Encantada de conocerte Rosa. Esperamos que te pases por aquí de vez en cuando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo digo, Atalaya.
      Sí, haré lo que dices, para contar lo que veo y siento; para hablar de mí, de los míos y de los que no lo son tanto.
      Va a ser toda una experiencia, por favor, compártela conmigo.

      Eliminar
  3. Hola Rosa, encantada de conocerte!! La verdad es que te intuyo una persona muy familiar, muy cercana...Me ha gustado mucho tu relato ,seguro que por tu trabajo tendrás muchos más.Por favor sigue acompañándonos.Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que me intuyas familiar, porque creo que de esa forma se establece una relación de confianza muy grata para las dos partes.
      Efectivamente, al trabajar con personas, las anécdotas se suceden cada día delante de nuestras narices. No creo que esto me suceda a mí sola; si tuviésemos una libreta a mano y tiempo para escuchar...
      Me alegra mucho que el relato de hoy te haya entretenido.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Rosa enncnantada de conocerte, tienes que ser comprensiva y tener paciencia con Carmen ya que es normal que sus miedos la ronden por la cabeza y hasta que no vea su novela en el mercado estará preocupada a la vez que nerviosa. El relato divertido.
    Araña rosa tú tranquila que todo saldrá bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus consejos, Taconcitos.
      Tienes razón, Carmen necesita comprensión, pero es que en estos días está un poco, vamos a definirlo suavemente, sobrepasada.
      La tripa (prometo que se llama así), o sea el interior de la novela, está, desde esta mañana, aprobado. Comenzamos pues con el exterior. Por eso, hoy está un poco más relajada. Gracias a Dios.
      Un abrazo y hasta pronto.

      Eliminar
  5. Hola ROSA encantada de leer tu relato,es muy gracioso.Di a CARMEN que este tranquila que todo va a salir genial eso seguro . También recuerdala que la QUIERO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Turquesa.
      Carmen sabe que cuenta con apoyos para continuar batallando lo que haga falta, y se siente afortunada por ello. Sé que en los malos momentos, que alguno tiene, se acuerda de la gente que confía en ella para ponerse las pilas.
      Se lo diré, porque oírlo, aunque ya lo sepa, la llena de dicha.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Entre Rosa y Carmen habéis conseguido engancharme al blog. No me queda otra que esperar a la siguiente publicación, lo haré impaciente.
    Muchas gracias por este ratito tan agradable.
    A ver si llega pronto la novela Rosa, que tengo ganas de conocerte mejor.
    Un besote a las dos :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te hayas enganchado a nosotras. De eso se trata, de "echarnos unas risas" juntos. A veces, cuando estoy escribiendo, me ocurre que no puedo parar de reír; tal vez por eso me guste tanto lo que hago. Creo que a Carmen le ocurre algo parecido.
      Recojo esos besos, agradecida, en el nombre de las dos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Rosa.
    Aunque tu relato me ha parecido divertido ,personalmente hoy por hoy, me gusta más Carmen que tú.
    Veremos cómo te defiendes en la novela.Espero poder leerla pronto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Capricornio.
      Bueno..., al menos me dices que te has divertido. Espero remontar esa opinión cuando leas la novela, entonces sabrás quién es Rosa.
      Gracias por comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. A mi punto de ver las cosas me gustan las cosas escritas sexualidad, pero el relato de tere es un relato tan,tan emocionante que será difícil de superar,ha sido un relato que ha traspasado mucho a la gente que los conocíamos y a la gente que no,aún aun si me ha gustado este pequeño paréntesis al libro,estoy deseando leerlo.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias, Lupita.
    Efectivamente, la historia de Una Rosa para Teresa es extraordinaria, aunque en este caso, Carmen lo ha tenido fácil.
    Espero conquistarte un poco cuando me conozcas mejor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Vaya, vaya, esto pinta bien, la historia tiene un futuro interesante,ya casi había olvidado aquellos años de trabajo en el hospital, esas historias .... la seguiré espectante

    ResponderEliminar
  11. Hola, Anónimo.
    Seguro que guardarás un montón de recuerdos de esos tiempos. A pesar de que te haya tocado zapatear pasillos, habrás disfrutado de una profesión maravillosa. ¿Que te parece si hacemos un homenaje a todos los trabajadores de la rama sanitaria y asistencial?, ya sabes, auxiliares, médicos, enfermeros... ¡Un hurra por ellos!, y también por ti.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Como dice lupita la historia de Teresa fue preciosa y muy emotiva,pero me a entretenido mucho la historia de rosa y también le da un puntito muy bueno y gracioso,me a gustado, espero el próximo relato a ver con que nos sorprende...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Teresa.
      Me alegra mucho que te hayan gustado ambas historias. Efectivamente, son muy distintas. Una conmueve por su belleza y la otra, la que yo he contado, es solo una anécdota divertida.
      La próxima entrega no será un relato, pertenece a la categoría Leyendo Erótica; toca, como no podría ser de otra forma para empezar, Grey.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Bueno Carrie Bradshaw... esperamos que nuestras confidencias te sirvan de inspiración. Seguro que las mías lo hacen...
    Té y pastas?

    ResponderEliminar