30 de mayo de 2016

Para tener sexo conmigo: ¡Dúchate!


                                                    
Husmeando el torso de un hombre


El título del post de hoy es un poco exagerado, pues a todos nos gusta estar limpios cada vez que intuimos la posibilidad, aunque sea remota, de tener una relación sexual.


Nos duchamos, aplicamos cremas hidratantes, perfumamos y vestimos pensando en el otro; en gustarle. ¡Qué digo: lo que en realidad pretendemos no es gustar, sino arrasar sus sentidos! Que, ante nuestra presencia, esa persona tan especial se quede mudo, sordo, y ciego para el resto del mundo; que paladee y trague saliva al imaginar el sabor de nuestros labios; y cómo no, que sus dedos se estiren y encojan anticipándose al tacto de nuestra piel. Queremos dejarle ojiplático, como decimos ahora para referirnos a una persona que se queda con la misma expresión que el emoticono del whatsapp.

Lo cierto es que pocas cosas hay más agradables que pasear nuestra nariz por un torso limpio que huela a jabón. El hueco de la clavícula, el de la axila, el valle de los pectorales hasta el ombligo..., baja, baja si quieres, no seas tímido. Tú pones el límite.

                                                 
Jabón afrodísiaco
     

La anatomía de las personas que nos gustan forma el relieve de un terreno que nos atrae como la miel al oso. ¿Y que hace ese animal cuando detecta un panal? Lo abre para llegar al interior, sin contemplaciones. Se comporta como nosotros cuando medio arrancamos una camisa, un vaquero o cualquier otra prenda, para liberar lo que hay debajo; al igual que el oso, buscamos la miel.

           Y a ti, ¿te gusta la miel? ¿De algún sabor especial?

El olfato, por ejemplo, es un sentido muy poderoso. Los olores, aún antes de que seamos conscientes de ellos, se detectan directamente en el sistema límbico y en el hipotálamo, donde se procesan emociones, instintos, impulsos (incluidos los sexuales), por lo tanto, pueden determinar nuestra conducta y algunas funciones corporales. 

Tengo la teoría de que si unimos memoria olfativa e imaginación, podremos recrear a la persona que queramos con el máximo detalle. Así que te propongo un experimento: Cierra los ojos después de leer el siguiente párrafo (no hagas trampas, que te conozco) e imagina que te acercas a tu pareja; huele a jabón. Husmeas el aire. Lo tienes delante. Aspiras de nuevo y rozas la nariz contra su pecho, como si te picase la punta... ¡Eh, no seas mal pensado!, que estoy hablando de tu nariz. El olor que recuerdas, ¿qué sensación te deja?, ¿qué emociones despierta en ti? Tómate el tiempo que necesites, hazlo bien. Puedes recrearte en algún detalle de su cuerpo que te guste: lunares, músculos, un tatuaje, un piercing... ¡Eeeeeh, respira, que lo has hecho tan bien que te has quedado sin aire! 
  
                                                 
Rosa oculta

                                                                                                        
Estoy convencida de que cuando por fin tengas al afortunado delante, después de este pequeño ejercicio, querrás comprobar lo bien que funciona tu memoria para ciertas cosas.

Hasta aquí, todo nos parece de lo más normal, ¿verdad? La etiqueta social (o la educación) nos exige cumplir con unas mínimas condiciones de higiene personal, imprescindibles para la convivencia.

Y ahora sí empieza el post de hoy que versa sobre la higiene corporal en el Siglo de Oro.
Retrocedamos varios siglos, hasta el XVI y gran parte del XVII.
Esta época se caracteriza por el apogeo de las artes y las letras, sin embargo, volviendo al tema que nos ocupa, no así por el esplendor de la higiene personal, pues se huía del agua como de la peste.
Y nunca mejor dicho, ya que se consideraba que el líquido elemento abría los poros de la piel y por tanto aumentaba la permeabilidad del cuerpo; las enfermedades, y la muerte misma, podían entrar en él con mayor facilidad. Esta creencia, que hoy en día nos parece absurda, estaba entonces avalada por las opiniones de los médicos.

Las fuentes históricas recogen la anécdota de que Luis XIII de Francia tardó siete años en ponerse a remojo en la bañera real, que a buen seguro no sería precisamente un barreño ni un tonel partido por la mitad.
                                                      
                                                      
Fuego en los ojos


La limpieza del cuerpo se circunscribía a lo que el historiador Georges Vigarello llamaba "aseo seco", que consistía en el uso de perfumes y friegas en sustitución del agua. Solo podían lavarse la cara y las manos porque eran las partes que se mostraban en público.

Explica el profesor, Fernando Jorge Soto Roland, que ser limpio implicaba, ante todo, mostrarse limpio y comportarse como tal. A modo de ejemplo, recojo textualmente una regla de conducta muy extendida durante el siglo XVI:

Es indecoroso y poco honesto rascarse la cabeza mientras se come y sacarse del cuello, o de la espalda, piojos y pulgas, y matarlas delante de la gente.

Durante el siglo XVII, se utilizaban perfumes, polvos y pelucas "odorantes", supongo que para enmascarar el tufillo que necesariamente tenía que rondar a las personas.
Eso sí, los nobles se cambiaban a menudo de ropa, las prendas interiores eran blancas, pues se tenía la certeza de que ese color, símbolo de pureza, absorbía la suciedad y por sí mismo "limpiaba".

Por supuesto, los más pobres no tenían la misma disponibilidad en el atuendo, así que los olores eran un diferenciador de clases sociales. Cuanto peor se olía, más bajo el estamento.

No puedo dejar de pensar en lo que ocurriría cuando un hombre y una mujer, pertenecientes a la alta nobleza, empezasen a desnudarse. Con tanta peluca, vestido con guardainfante, greguescos, casacas, puntillas y demás prendas complejas con las que gustaban vestir. ¡Qué trabajo!

A medida que fuesen cayendo trastos al suelo, salvo si decidían no quitarse la ropa "odorizada", y se quedasen con la muda, afortunadamente limpia y blanquísima, y los polvos corporales, los olores tan bien guardados bajo capas y capas de tejidos, empezarían a ser cada vez más evidentes. Aunque supongo que a los efluvios propios estarían acostumbrados, no así a los del otro.

Lo de olisquear el torso, como en nuestra recreación, podría acabar con la nariz de los amantes pegada a una piel que necesariamente, y sobre todo en verano, estaría algo pringosa. Y ya no digamos el hueco de la axila..., uf, ¡qué fuerte!, una capa de sudor encima de otra..., mejor lo dejamos así.

Y ya, si hablamos de otras partes, imaginaos. Charlando con un amigo del tema, me dijo algo al respecto que me hizo mucha gracia:
«Habría que coger un martillo y un cortafríos, para quitar la corteza antes de...»
Vale, lo dejo ya, que os imagino a todos con la nariz arrugada y pensando en remedios tan drásticos  como el de mi amigo.
Para dejar un recuerdo agradable de este post, os anoto la receta de un aceite afrodisíaco, que sirve para masaje y como hidratante corporal, y que además huele de lujo. 

                                                   
Perfume sensual




Aceite afrodisíaco
Ingredientes:
-100 ml. de aceite de almendras dulces en un frasco de cristal oscuro.
-Aceite esencial de Ylang-Ylang.
-Aceite esencial de romero.
-Aceite esencial de lavanda.
Todos los ingredientes podéis encontrarlos en un herbolario.

Proceso:
Añadir al aceite vegetal de almendras 15 gotas de cada aceite esencial. Mantener en reposo durante unas horas. Y antes de aplicarlo sabre la piel, mover el frasco arriba y abajo unas cuantas veces. ¡Y listo para triunfar!


Bibliografía:
La limpieza en la historia. Fernando Jorge Soto Roland.
Lo limpio y lo sucio. Georges Vigarello.




46 comentarios:

  1. Qué interesante y didáctico tu post Araña!! No quiero pensar antaño en esa mezcolanza de olores y sabores varios..《 ¡¡aghhhh!!...》Como hemos dicho en otros post casi todo es cultural...asi que me quedo con lo que se estila en nuestra cultura actual ..duchitas con o sin compañía, enjabonarse por todos los rinconcitos de nuestra anatomía, perfumes, fragancias y aceites afrodisíacos como el que nos acabas de recomendar ... 《hummmm ...ya me lo imagino....》y además cerrando los ojos como tú muy bien nos has recomendado....Besos Araña, cada vez te superas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Casiopea.
      A mi tampoco me gustaría ponerme en la piel de aquellas gentes, y nunca mejor dicho. Aunque también pienso que el olfato es "educable" hasta cierto punto, y que tal vez los olores que para nosotros son insufribles, a ellos les pareciesen normales porque estaban adaptados a convivir con ellos. El aceite afrodisíaco es estupendo para dar masajes a la pareja. Aromático y deslizante, el aceite impregna la piel de un aroma que evoca lo exótico a través del Ylang-Ylang y lo natural y salvaje con el romero y la lavanda. La piel se queda nutrida y brillante..., ¡IRRESISTIBLE!
      Gracias, Casiopea.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. A pesar del arte, me quedo en estos tiempos que tenemos agua corriente. Me ha gustado el ejercicio de hoy, cuanto más abajo mejor. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Soldado.
      Piensas bien. Qué cómodo y sencillo nos resulta abrir el grifo y ponernos debajo.
      El ejercicio lo puedes adaptar a tu gusto, tú decides hasta dónde quieres llegar..., y los detalles; no te cortes e imagina.
      Me alegra mucho que te haya gustado.
      Gracias y hasta pronto.

      Eliminar
  3. Buenas noches araña y cia, muy interesante el post. Estoy de acuerdo con casiopea en que todo es cultural, pero en nuestra cultura actual, tambien hay algunas costumbres que sin remontarnos al pasado a algunos noss sorprenden.
    No hace muchos años pude presenciar una situación que a mi me resultó un tanto curiosa en la que un hombre de etnia gitana buscaba a gritos un "jefe hombre" que le diera una explicación, de por qué a su mujer la habían quitado " el olor a hembra" por lavarla para una operación quirúrgica.
    Segun el le habiamos quitado la esencia. La verdad que el disgusto del hombre era monumental, casi tanto como el miedo que teniamos las tres mujeres que nos encontrabamos en la habitacion con el.
    En fin, demos una vuelta al refrán y digamos: " para gustos, los olores..."
    Pasaremos por un herbolario y veremos que podemos hacer con la esencia.
    Gracias Araña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Atalaya.
      Leyéndote, me he acordado de cuando estudiaba las glándulas sudoríparas: ecrinas y apocrinas. Estas últimas producían una secreción que en contacto con el aire y después de descomponerse al actuar las bacterias, actuaba como una feromona, esas sustancias químicas cuyo olor indetectable hace que otras personas nos atraigan físicamente, o sea se desate nuestra faceta animal. Me hace gracia que las dichas glándulas estés situadas en lugares "estratégicos": zona ano-genital,areola mamaria, axila... Muy acertado el nuevo refrán de "para gustos, los olores".
      Gracias por comentar.
      Hasta pronto.

      Eliminar
  4. Buenas noches araña; Casiopea; soldado y atalaya
    Como bien dice esta última para algunas culturas los olores corporales siguen en auge.
    Teniendo en cuenta que el ser humano a perdido casi por completo el sentido del olfato y menos mal.
    Si no, volvamos al ejercicio y aunque nos guste menos seguro seguro que todos podemos recordar el olorcillo a potrillo de tu pareja, ya que en la memoria se quedan almacenados mejor los malos olores y los buenos no es que nos cueste si no que te sorprende.
    Ejemplo intenta recordar como huele un tulipán.
    Biennnnn ya o esperamos un poco bueno y ahora y que tal si ahora intenta recordar como huele no se un montón de estiércol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, riquenjausen.
      Tu experimento ha funcionado. El olor a estiércol ha llegado nítido a mi nariz, no así el del tulipán, pero si cambio de flor y elijo una rosa, mi memoria olfativa se aclara. Supongo que porque recordamos mejor cuando estamos motivados para hacerlo. Y por supuesto los extremos: u olores muy desagradables u olores agradables. Algo que haya impactado a nuestro olfato.
      Y para evitar el "olor a potrillo" en la recreación, una de las premisas era que la persona que hubiésemos elegido acabase de salir de la ducha. Porque, por muy limpia que sea nuestra pareja, si acaba de llegar de correr 15 Km, no creo que huela a tulipanes.
      Gracias por el comentario. Me he reído mucho con lo del olor a potrillo.
      Hasta pronto.

      Eliminar
  5. Muy buena eso del potrillo jeje en los siglos XVI y XVII todo tenia que oler un poco mal sin alcantarillado pufff por eso los perfumes y los inciensos bailan su peso en oro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Set.
      Es importante lo que apuntas, pues en aquellos siglos se llevaba a cabo lo de "agua va", y esas aguas podían ser menores o mayores. Todo iba a parar a las calles, que entonces no estaban asfaltadas, incluso las heces de los muchos animales que circulaban por todos los lados. Así que tal vez estuviese tan acostumbrados a convivir con los olores exteriores, que los interiores serían peccata minuta.
      Gracias por comentar.
      Hasta pronto.

      Eliminar
  6. Yo estoy de acuerdo con la higiene corporal pero también me gusta el olor de mi compañera al natural, a sudorcillo limpio, un poco a potrilla. Muy bueno eso riquenjausen.
    Un saludo araña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Capricornio.
      Estoy en parte de acuerdo contigo, solo en parte; por encima de los olores aditivos o enmascaradores están los de la propia piel, y las dichosas feromonas que desatan los instintos de la especie, que pueden ser muy de nuestro agrado, a pesar de lo cual, prefiero hacer realidad el ejercicio de recreación después de la ducha.
      Parece que riquenjausen ha creado tendencia con "el potrillo".
      Gracias por el comentario.
      Hasta pronto.

      Eliminar
    2. Al narural???... y no va a aparecer hoy la piel de oveja por ningún sitio??? .....

      Eliminar
    3. Yo pretendía poner corderillo per me suena mas a peluche no se :-)

      Eliminar
    4. Para Capricornio, Casiopea y riquenjausen.
      Voy a cambiar el nombre al blog y le voy a llamar la piel de la oveja en vez de la araña rosa, jajaja. Vaya fijación tenéis con el ganado ovino.
      Me gusta más el olor a potrillo.

      Eliminar
    5. Estamos empezando a tener nuestro propio argot de La Araña Rosa...《 la piel de oveja》, 《 el olor a potrillo》 ( por cierto muy bueno riquenjaussen )....

      Eliminar
  7. Si nosotros lloramos al pelar las cebollas, imaginar, como tendrían que llorar en aquellos tiempos, ¡¡¡al practicar sexos oral!!!. Buen post araña. Cada post nos enseñas algo nuevo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Leo.
      No sé si llorarían o no, la verdad, aunque de lo que sí estoy segura es de que necesitarían estar muy, pero que muy motivados para llevar a cabo semejante hazaña.
      Gracias por las palabras de ánimo.

      Eliminar
  8. De algún lado tiene que venir lo de huele a pescaooooo

    ResponderEliminar
  9. Hola araña,yo tambien me quedo con los tiempos actuales de una buena duchita y a oler a limpio como decian las abuelas.Tengo un gran recuerdo con respecto al olfato que cuando has comentado el olor a ROSA ha venido a mi mente.Una mañana estaba limpiando el salon de mi casa y como ya sabes tengo fotos de mis padres ALEJANDRO Y TERESA a las que todos los dias les enciendo una vela y les doy un beso,bueno pues esa mañana pensando en ellos (hacia poco tiempo que nos habian dejado) de repente se impregno todo el salon a un olor muy intenso a ROSAS,era superintenso ,asi que pense estan con nosotros,con todas las personas que las amamos.TE QUIERO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suspiro y se me llenan los ojos de lágrimas al leerte. Bien sabemos lo que ocurre desde entonces, ¿verdad, cariño? Y el significado que tiene esa flor en esta familia.
      Un beso y una rosa para ti.
      Preciosa experiencia.
      Hasta pronto.

      Eliminar
    2. Qué fuerte no?!! Y qué bonito!!

      Eliminar
  10. Buenas tardes a todos!!!muy educativo el post de hoy,que horror menos mal que yo no e nacido en el siglo de oro x que a mi las duchitas y los perfumes me encantan tanto para mí como para mi pareja ya se sabe que el olor despierta muchos sentidos y emociones.Muy bonita tu historia turquesa gracias x compartirla con todos,un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Teresa.
      Imagino que si hubiésemos nacido en esa época estaríamos curados de espanto. Aunque eso no consuela, ¿verdad? Mucho mejor ahora, que disfrutamos de lo bien que huelen los jabones, geles... A mí me gustan con aromas algo potentes, por ejemplo el Pachulí o el incienso. Tú, ¿qué olor prefieres?
      Gracias por comentar.
      Hasta pronto.

      Eliminar
  11. Bueno, imaginaos un día de invierno frio con tu pareja junto a la estufa de leña, bien duchados y bien perfumados encima de una alfombra de piel de oveja,que gozada ummh

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No me lo puedo creer! ¡Otra vez aparece la pobre oveja!Jjjjj

      Eliminar
    2. Ja ja ja...qué bueno Capricornio...

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  12. Hola araña me imagino que estaría curada de espanto como tú dices x eso agradezco ser de esta época xq me encanta disfrutar del olor a limpio,él que más me gusta pues depende del momento pero me decanto más x los olores suaves eso si un buen perfume de hombre potente que vaya dejando el rastro también motiva.Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo, Tere.
      Como decía Atalaya, para gustos, los olores. Es curioso que para ti prefieras los suaves y para los hombres te gusten intensos. El Yin y el Yang. La noche y el día. El calor y el frío. Hombre y mujer... Ya sabes, los polos opuestos..., termina tú.

      Eliminar
    2. El ángel y el demonio......

      Eliminar
    3. ¡Eso es! ¿Cómo se me puede haber olvidado el mayor contraste de todos? El bien y el mal. El cielo y el infierno.
      Gracias.

      Eliminar
  13. El norte y el sur,el Ángel y el demonio...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norte y sur, muy bien. Aplicado al cuerpo, ya sabes..., lo de: dirígete hacia el sur...

      Eliminar
  14. Jajajja casiopea no me e dado cuenta y e repetido

    ResponderEliminar
  15. Jjjj...es que estamos superarañaconectados!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A través de la vibración de los hilos de la tela de araña que vamos tejiendo entre todos...

      Eliminar
  16. Estamos tan acostumbrados a las duchitas de agua caliente ( o fría en ciertas ocasiones...) y a los buenos aromas que a veces ni los valoramos como se merecen. Seguro que en el siglo de oro lo valoraban bastante más y el día de ducha era el día de sexo asegurado...o el año porque con lo poco que se duchaban...vamos que yo no me atrevería mucho a entrar ahí,ni con pico y pala como apuntaba araña,o como se dice en estos tiempos,no le toco ni con un palo!!En resumen,menos mal que tenemos ducha!
    Y con respecto al yin y al yang,frío,calor,hombre,mujer...los polos opuestos se atraen,y eso es así en el siglo de Oro y en la actualidad. Muy buen post y mejores reflexiones.
    Buenas noches a todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Dama.
      No me extraña nada lo del refrán que decía mi abuela: "De los cuarenta para arriba, no te mojes la barriga". Era sin duda una herencia de aquella época. Supongo que, por la falta de costumbre, alguno se pondría malo al tener que bañarse. Casi siempre lo hacían en verano, en los ríos, pues se pensaba que el agua que "corría", se llevaba la enfermedad.
      No conocía la expresión: "no le toco ni con un palo", es curiosa la imagen de tocar a alguien a distancia, casi telepáticamente.
      Los polos opuestos se atraen. Nos quedamos con que esto no ha cambiado ni cambiará mientras el hombre camine sobre la tierra. Y existan ángeles y demonios...
      Gracias, Dama.
      Hasta pronto.

      Eliminar
    2. Alcon peregrino. desde mañana dos duchas mas tu aceite afrodisiaco espero comerme algun donus
      gracias araña rosa cuanto aprendo de tus comentarios amis 18 años no ligaba y era por las pocas duchas
      que me daba desde mañana todo el dia en remojo.

      Eliminar
    3. Buenas noches, Alcón Peregrino.
      Veo que eres goloso, jajaja.
      Espero que te de resultado la estrategia. El aceite es una gozada, y si es para compartir, mejor aún.
      Me encanta tu sentido del humor.
      La araña aprende mucho de vosotros, puedes estar seguro. Esta interacción es de lo más enriquecedora, además, me lo paso pipa.
      Gracias por comentar.
      Hasta pronto.

      Eliminar
  17. Anónima AMARANTA Magnetismo Animal!lo llamarían así?Por eso del Olfato. Menuda época, eclipsada por la claridad de la razón, la suya claro.No me gusta mucho la miel, pero después de leer esto no se si habrá alguien capaz de convencerme de sus maravillosas propiedades, VIVAN LAS DUCHAS Y OLÉ POR LAS CORRIENTES DE LOS RÍOS y cómo dice una amiga para aquellos más reacios y en cualquier época del año MENUDA NEVADA TENÍA QUE CAER!

    ResponderEliminar
  18. Buenas tardes, Anónimo Amaranta.
    Comparto tu "olé", y a falta de agua corriente, del grifo o de algún río, pues nos conformaremos con la buena nevada que dice tu amiga. Me he reído mucho con la visualización de alguien enterrado en la nieve hasta los ojos.
    Supongo que los olfatos de entonces estarían "educados"¿Te imaginas entrar en una máquina del tiempo y aparecer en aquella época con nuestras capacidades olfativas actuales?
    Gracias por el comentario.
    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me quedo con el olor de tus jabones... luna lu

      Eliminar
  19. Yo me quedo con el.olor de tus jabones
    Luna lu

    ResponderEliminar