5 de mayo de 2016

Cola de lagartija. Relato erótico

         

                                                     
Relato erótico



          Hoy hace un año que me separé de Julia. Ojalá fuese posible retroceder en el tiempo con solo desearlo, pero por desgracia solo tenemos una oportunidad para errar o acertar cuando el demonio nos tienta. 

A las diez de la noche de un frío día de noviembre, me hallaba en la cocina a punto de sentarme a cenar mientras veía una peli cuando el timbre de la puerta empezó a sonar de forma alarmante. Digo esto porque la llamada era continua, como en aquella ocasión que unos chavales gastaron la misma broma a todo el barrio: pegaron un trozo de cinta aislante en los botones de timbres y porteros. Los que estábamos en casa tuvimos suerte y salvamos el dispositivo de la quema, sin embargo, los que estaban ausentes...

En cuanto abrí, dispuesto a abroncar a la persona que estuviese al otro lado, me quedé pasmado. La única forma de describir a Julia es decir que parecía un ángel.



Relato erótico

                                                  
«¡Por favor, por favor, venga conmigo, se lo ruego! ¡Hay un bicho enorme en mi casa!»
La muchacha estaba en bata y con las zapatillas cambiadas de pie. Me enterneció su desamparo y sentí renacer dentro de mí al caballero que, se supone, todos los hombres llevamos dentro y que emerge cuando estamos ante una mujer que nos hace tilín. Dispuesto a liberarla del molesto animal, la seguí en pantuflas.

En los ladrillos de la chimenea posaba, en una postura estática en ese, una lagartija pequeña. Me sorprendió porque estaba convencido de que esos animalejos hibernaban, pero enseguida recordé que la casa había estado mucho tiempo deshabitada, e imaginé que quizás el reptil, al notar de nuevo el calor del hogar, hubiese salido a echar un vistazo.

En un alarde de intrepidez, y mientras Julia emitía unos grititos que me hicieron imaginar que haría el mismo ruido mientras follaba, agarré a la lagartija por la cola y la saqué a la calle. Procuré dejarla bien pegada a la pared para que encontrase cobijo, después volví a entrar en la casa para consolar a la indefensa damisela. Julia continuaba emitiendo sonidos que, aunque extraños, me excitaban. Muchos fueron los indicios de que aquella mujer no era el ángel que en apariencia parecía. La primera prueba la tuve esa misma noche.
«¿La has matado?»
 Cuando le respondí que no, frunció el ceño y añadió:
«Bueno, es igual, se morirá de todas formas. Se quedará tiesa».
Después lanzó una risa que me puso los pelos de punta, aunque, para mi desgracia, acabó con los grititos de follar.

Se mudó a mi casa en primavera. Por entonces ya había comprobado los ruidos que emitía al hacer el amor: primero empezaba con un murmullo parecido al zumbido de un abejorro, eso, la verdad, no era muy agradable. Pero a medida que se excitaba empezaba con un parloteo continuo de una variedad léxica inagotable. En ocasiones decía cosas muy obscenas que me ponían a mil.

Recuerdo una ocasión en la que se colocó delante de mí a cuatro patas. Por encima se había echado una alfombra de piel sintética blanca. Me quedé idiotizado cuando empezó a balar.

                                                         
Relato erótico

Pastor malo, malote, ¿qué le haces a tu corderita?, ¿te gusta hacer cochinadas con tu ovejita blanca? ¡Soy muy puta, putísima, bee, bee! ¡Llámame puta! ¡Vamos, joder, dilo, dilo, dilo...! ¡Dilo o te la arranco de un bocado! ¡Bee, beeeee...!
La relación no duró mucho, eso sí, a pesar de los meses que han pasado, cada vez que veo una lagartija me acuerdo de Julia. Sigo conservando la alfombra blanca de piel sintética.

                                     ¿Ángel o demonio? ¿Qué opinas?

21 comentarios:

  1. Ay el imaginario animal...¿Que buscamos? ¿ Animales de piel suave que sugieran ternura, recreación...?
    ¿Animales con carácter, fuertes, que nos permitan reclamar nuestro deseo tal vez salvaje?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende de lo que cada uno necesite. Los humanos somos complejos, y la imaginación libre. Cada cual lleva su propio ángel conviviendo con un diablo, en perfecta armonía casi siempre, pero a veces se desencadena una guerra y entonces..., entonces, solo puede quedar uno.
      Gracias, Terehache. Tus reflexiones son de lo más estimulantes

      Eliminar
  2. Yo creo que la gran mayoría, por no decir que todo el mundo, tenemos nuestra parte de ángel y nuestra parte de demonio y más cuando se trata de los secretos de alcoba.Creo que todos nos transformamos en la cama, de alguna manera (y no voy a entrar a juzgar si para bien o para mal)...Los gustos particulares, el imaginario, los complejos, los instintos más primarios aparecen y dan rienda suelta a otra cara más de nuestra personalidad.Te puede gustar...o no, te puede enganchar, o decepcionar...
    Y a la pregunta de si ángel o demonio (pregunta compleja desde mi punto de vista)...me quedo con ángel endemoniado
    P.D.Mi hermano tiene una piel de esas sobre la mecedora....ahora ya la voy a empezar a mirar con otros ojos........de demonio....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, la dualidad ángel-demonio; no puedo estar más de acuerdo. Está la imagen que cuidadosamente elegimos para mostrar a los demás, y la otra, quiero pensar que más autentica, es la que únicamente revelamos en la intimidad.
      Cuando veo una lagartija, me ocurre lo mismo que a ti con la piel que tiene tu hermano.
      Gracias por la visita y por llenar de matices la cuestión que nos ocupa.

      Eliminar
  3. Con estos relatos me voy a quedar enganchado a este blog,buen relato, me ha hecho pasar un rato agradable y me he podido reír mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Anónimo.
      Esa era la finalidad del relato: hacer reír.
      De cada cinco entradas, una será relato erótico. Espero que sigas disfrutando de este blog por mucho tiempo.

      Eliminar
  4. Madre mía no sabría que decir si es Ángel o demonio pero el relato es muy entretenido y tiene su puntito de gracia me a gustado,e pasado un buen rato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que hayas disfrutado leyéndolo. Seguro que tú también acabarás mirando de otra forma a los pobres bichos: ovejas y lagartijas.
      Gracias por pasarte por aquí.

      Eliminar
  5. Me ha gustado mucho el relato, yo me quedo con demonio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Así, sin matices? Vaya, vaya, Capricornio, se ve que lo tienes claro.
      Gracias por ese voto tan rotundo.

      Eliminar
  6. Me parece un relato de lo más interesante y entretenido,de esos en los que te quedas con ganas de leer más.A mi me gustan ambos extremos,unas veces Ángel,otras Demonio,puesto que en cada momento necesitamos cosas diferentes,bien sean caricias y susurros,o gritos de pasión y alfombras blancas.
    Espero ansiosa el próximo relato. Gracias por hacerme pasar un ratito agradable araña rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Dama.
      Efectivamente, a veces los ángeles se convierten en demonios y el blanco de sus alas se transforma en una alfombra, también del mismo color níveo, que cubre un lomo desnudo.
      Como bien dices, hay que dejarse llevar por el momento.
      Gracias por comentar.

      Eliminar
  7. Araña rosa nos tienes intrigados entro cada 3 o 4 horas para ver si has escrito un post nuevo,cada cuanto vas a escribir?yo en cuanto salga tu libro te voy a comprar uno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Anónimo. Respondo a tu pregunta.
      Publico martes y jueves en cinco categorías rotatorias: curiosidades picantes, relato erótico, gente que enamora, secretos de Rosa y leyendo erótica. El próximo post es de la categoría gente que enamora. He recogido historias y anécdotas divertidas de parejas que han querido participar. Estoy muy ilusionada con esta categoría en particular. El día 10 entra la primera. Es una historia de amor más allá de la vida, muy, muy especial.
      Gracias por entrar.
      Te espero.

      Eliminar
  8. El amor puro convierte a las mujeres
    en ángeles y el sexo en demonios.
    jejejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Borjaabraham.
      ¿Y a los hombres?
      Creo que a ambos sexos nos afecta por igual el amor puro (y el que no lo es tanto). De ese tipo de "demonización" no nos libramos ni las unas ni los otros.
      Gracias por estar atento a este blog y comentar. Eres muy bienvenido.

      Eliminar
  9. Estoy muy intrigada con la publicación del nuevo post,este me ha encantado,pero estoy segura que esa historia de amor me va a enamorar!Estoy deseando de leerlo,me tienes enganchada araña rosa!

    ResponderEliminar
  10. Buenos días
    Acabo de pasar un rato muy agradable. Humor, erotismo, imaginación....
    Querida Araña Rosa, te deseo lo mejor en esta nueva andadura. Con todo el cariño. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido, munrodal.
      Me alegran tus palabras. Cuento contigo, para que me acompañes en esta aventura un poco loca.
      Te informo que el martes, día 10, publico de nuevo. En esta ocasión se trata de una historia real, de amor. Un canto a la magia que ese sentimiento inspira en las personas.
      Otro beso para ti.

      Eliminar
  11. Hola Araña Rosa me encanta el relato.Te deseo todo lo mejor en esta nueva etapa.No dejas de sorprenderme.Te quiero mucho.Esperando con ansiedad el dia 10.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Turquesa.
      Me alegra que hayas pasado un buen rato leyendo el relato.
      Te agradezco esos buenos deseos y espero que estés a mi lado en este camino.
      Sabes que el sentimiento es correspondido a lo grande.
      Hasta pronto.

      Eliminar