16 de junio de 2016

Curiosidades picantes: El sexo en la antigua Roma



                                                                       
Sentada sobre el báculo
 



Conocer cuáles eran las costumbres sexuales en otras épocas históricas despierta nuestra curiosidad, lo que en la Araña Rosa llamamos sin ambages voyeurismo para referirnos a nuestra faceta fisgona (por supuesto sin la connotación negativa de los términos). 


Los lectores solemos tenerla muy desarrollada; buscamos que el libro que tenemos entre las manos nos sorprenda y excite... nuestros sentimientos. Queremos quedarnos pegados a la página porque lo que se está contando emocione, nos haga reír o llorar, y, por supuesto, si se trata de una escena de sexo que nos lleve, de la mano de las letras del autor, a las alcobas de la intimidad de los personajes: directos a su mente.

Las películas y series que han proliferado inspiradas en la antigua Roma se han recreado, en numerosas ocasiones, en los detalles escabrosos que a lo largo del tiempo han recogido los historiadores. Hechos cruentos, relaciones incestuosas, costumbres sexuales "exóticas", personajes perversos...; todo este conglomerado ha servido para estimular el interés del espectador al que van dirigidas estas producciones. Aunque en su mayoría están bien documentadas, no pocas veces se han tomado ciertas licencias para rentabilizar la obra. En definitiva, las personas que aportan el capital conocen perfectamente los gustos del público destinatario.

Al parecer, en la Roma antigua se daba una gran tolerancia sexual, aunque con algunas restricciones.


                                   La mujer, el diablo y la cabra
                                                       

Adulterio  
Estaba permitido para los hombres de alta cuna siempre y cuando se practicase con personas de clase inferior. Se trataba de un desahogo consentido y aprobado por la sociedad de la época. En el caso de la mujer, ni las leyes, ni la moral al uso, lo consentían. Hasta tal punto, que si el marido llegaba a sorprenderla en flagrante delito podía matarla impunemente o repudiarla diciendo solo una frase: 
"Vete de casa, mujer".
Las leyes  recogidas en el antiguo derecho romano eran muy claras al respecto de castigar solo a la esposa.

Prostitución 
«La prostitución, como el concubinato con esclavas, se convirtió en una alternativa para canalizar las pulsiones sexuales del varón fuera del matrimonio». (Historia National Geographic)
Las prostitutas recibían distintos nombres dependiendo del lugar donde ejercieran su ocupación o del estatus social al que perteneciesen. Por encima de las callejeras o de las que practicaban el oficio en los prostíbulos o lupanares, las más codiciadas eran las mujeres libres, que se prostituían por dinero o placer. Otras, no tan afortunadas, las conocidas como bustuaire se desenvolvían en cementerios, a las afueras de la ciudad, o bajo puentes y arcos o fornices (de ahí la palabra fornicar).

Casas de comida y posadas también disponían de estos servicios.
Y, por último, quién no ha visto recreada en alguna película la típica escena erótica en los baños públicos. Estos eran lugares donde el consabido masaje se podía complementar con otras técnicas más encaminadas hacia un final feliz, que llamamos ahora a los servicios que ofrecen algunos "masajistas" para que el cliente se vaya más relajado a casa, más contento.

Homosexualidad
No estaba mal considerada en el varón, siempre y cuando los ciudadanos romanos libres nunca ejercieran el papel pasivo. En las mujeres, el tema era innombrable, pero ocurría lo de siempre, que en la intimidad y a escondidas se daban este tipo de relaciones.


Masturbación
Los romanos se masturbaban con la mano izquierda, (la sucia). Ovidio aconsejaba al hombre que "encendiera" a la mujer mediante tocamientos ahí para llegar juntos al orgasmo, por supuesto, con la mano izquierda. 

Imagino que los diestros lo tendrían un poco difícil, aunque supongo que practicando regularmente acabarían por dominar la técnica. Por cierto, las mujeres se solían depilar completamente sus partes íntimas.


Dominación en los orígenes de Roma

                                                  
Juguetes sexuales
El antepasado del vibrador se llamaba olisbos, palabra que en sus orígenes significa introducirse dentro. Solían estar fabricados en madera y cuero. Los profesionales que se dedicaban a este menester eran los zapateros. 


No puedo dejar de pensar en la cara que pondría la persona que me repara los zapatos si me presento con una botas y le digo:
«Buenas R---, mira, te traigo esto para que me refuerces los tacones, y el olisbos para que me lo rebajes un poco, en vez de diecisiete centímetros, prefiero que mida quince; me aprieta un poco, ¿sabes...?».

La longitud solía rondar los quince centímetros, y su uso se acompañaba de algún tipo de aceite para facilitar su deslizamiento, las fuentes consultadas mencionan, entre otros, el de oliva.

En ocasiones, los olisbos venían acompañados de unas cintas de cuero o tela, se supone que servían para las relaciones entre mujeres, hipótesis esta que confirma la anterior: de que a pesar de la prohibición explícita..., afortunadamente, haberlas, haylas.


Atributos
                                                      
                                                    
Sexo oral
Estaba mal visto utilizar la boca en las relaciones sexuales. Aunque existen testimonios, en frescos y lucernas, de mujeres practicando una felación a un hombre, en cambio, sobre la práctica de cunnilingus hay muy pocas representaciones. Ese acto era considerado el mayor tabú sexual para un romano. Aunque tras las gruesas paredes de piedra, a buen seguro que los amantes no querrían renunciar a esta práctica. 
Una lucerna hallada en Chipre, representa a una pareja practicando un «69».

Métodos anticonceptivos
 Los romanos se preocupaban de evitar embarazos no deseados. Por una parte eran muy activos sexualmente, y no solo dentro del matrimonio, se trataba, en este caso, de evitar embarazos no deseados. Por otro lado, el temor al parto también servía de acicate para que se tomasen las pertinentes precauciones, ya que la mortalidad en el alumbramiento era muy elevada. 

                                                    
Remedios




El coitus interruptus era muy habitual como método "mecánico". Los tampones de lana embebidos en diversas sustancias: aceite añejo, la miel, el alumbre como método "barrera". También se elaboraban pociones para tomar que se disolvían en vino, por ejemplo el agua de cobre. Para los hombres se usaban remedios que generalmente se aplicaban sobre el glande, por ejemplo: el eneldo o los cañamones, que servían para atontar a los espermatozoides.

Los primeros preservativos fueron los pulmones del pescado, utilizados para evitar preñeces y enfermedades sexuales. También hay constancia del aprovechamiento de las tripas de los corderos


Medicina (curiosidad) 
«Los médicos de la antigüedad estaban convencidos de que las mujeres histéricas, en realidad no hacían otra cosa que descargar violentamente la energía sexual que había ido acumulándose en su cuerpo a causa de un largo período sin relaciones sexuales y sin orgasmos».  
En el siglo I a C, para curar este mal se prescribía el orgasmo clitoriano. El médico era quien, con mucha profesionalidad, se encargaba, sirviéndose de los dedos, de proporcionar la cura a su paciente (supongo que utilizaría la mano izquierda).

¿Crees que está última hipótesis tiene algún fundamento científico?

"El olisbos"en la actualidad .
Los vibradores de hoy en día solo comparten con sus antepasados la forma alargada y cilíndrica. En condonerías y sex shop se pueden encontrar piezas sofisticadas con diseños y colores atractivos, que además tienen motores ideados para proporcionar una mayor estimulación en las zonas erógenas, tanto externas como internas. La apariencia exterior también ha variado algo desde entonces: se les ha dotado de formas anatómicas que se adaptan perfectamente a las sinuosidades y rincones del cuerpo humano.

                                                   
Olisbos siglo XXI






Como se puede observar en la fotografía, las últimas novedades incorporan un apéndice que sobresale del cuerpo del vibrador cuya función es acoplarse al clítoris, y que permite, una vez introducido el cuerpo  vía vaginal, que se produzca una succión graduable, al gusto de cada usuario, en esta zona tan sensitiva.

La forma, un poco curva, sirve para estimular el punto «G».

En el aspecto sanitario se ofrecen todas las garantías para un uso seguro y satisfactorio: son hipoalergénicos y respetuosos con la piel y mucosas. Están fabricados en silicona de alta calidad y tienen un tacto muy agradable.
Destaca también el acabado cuidado y glamuroso que hace que apetezca cogerlo entre las manos y acariciarlo.


       
                                                  
Los amantes romanos



Bibliografía:
Amor y sexo en la antigua Roma. Alberto Angela
El sexo en Roma: Mitos, tabúes y gustos. Historia. National Geographic
Condonería Goma 3. Valladolid








18 comentarios:

  1. Qué interesante Arañita tu post de hoy, y además contigo aprendemos riendo o reimos aprendiendo no sé...pero en cualquier caso muy didáctico, ya podían ser así las clases....Hace unos años, pocos, ví una película que se llamaba " Hysteria ".Era una comedia que trataba de eso mismo, de cómo se "curaba " la histeria en el consultorio médico a través del masaje que el doctor las aplicaba en los genitales provocándolas "convulsiones transitorias",vamos lo que hoy todos conocemos como ORGASMO.Eso sí, todo era muy profesional, las mujeres se tumbaban en la camilla mientras sus genitales estaban tapados por una cortinilla durante todo el proceso.Además la peli también cuenta cómo nació el primer vibrador eléctrico.
    Y a propósito de vibradores y demás... no sé si conoceis Amsterdam pero seguro que los que hayan estado allí seguro que saben a lo que me refiero... yo flipé con los escaparates, y no me refiero al Barrio Rojo ( aunque también) sino al de las sexshop...¡¡ menudas piezas arquitectónicas y qué sofisticadas !!
    En fin Arañita es un placer poder seguir leyéndote y a la vez disfrutando y aprendiendo.Besos a todos....y buen finde!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches, Casiopea.
      Tengo que ver esa película, sin duda tiene que ser muy inspiradora. Mmmm, me imagino un relato con ese argumento... Me encanta lo de las convulsiones transitorias, jjjj. Meter la mano por dentro de una cortinita sin saber qué vas a tocar da un poco de grima, ¿verdad? Es lo mismo que cuando a alguien le tapan los ojos y le piden que introduzca los dedos en una urna llena de bichos.
      No conozco Ámsterdam, pero estoy segura que de ir algún día, visitaría ciertos lugares "poco recomendables para la virtud".
      El placer es mio, no lo dudes. Y, además, vuestras aportaciones son muy, muy inspiradoras.
      Gracias por tan suculento comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Buenas tardes me uno a lo que dice Casiopea
    Como dice obelix estos romanos están locos jjjj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches, Set.
      Qué gran personaje Obelix, me gusta mucho.
      Los romanos tenían un punto de vista curioso respecto al sexo. Ha sido muy entretenido consultar las fuentes, además he aprendido mucho sobre la mentalidad de la época.
      Gracias por el comentario.
      Hasta pronto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola compañeros de tela. Efectivamente Set, estos romanos están locos.
    Araña nos habla del sexo en la cultura romana y cuando se refiere a "detalles escabrosos, hechos cruentos, personajes perversos incluso sexo incestuoso me viene a la memoria una película italiana de Danilo Donati, CALÍGULA. El buen señor lo tenía todo junto, ademas de una maldad y un gusto por lo gore de alucinar.
    El tema de los condones, también tiene "tela", en algunos casos de seda...osea que impedir embarazos no se si impediría muchos. Leí una vez que el mas antiguo se encontró en la tumba de Tutankamon (no se si se pone así). Pero vamos, el que tuvo trabajo de sobra fabricando condones fue Lord Condom fabricandolos para Carlos II, mas que nada por que iba a llenar la corte de hijos bastardos.
    Me llama mucho la atención lo del adulterio en roma, osea, ellos si porque era una necesidad y ellas no, por que era un delito, en fin..." Vete de casa mujer" - pues hombre, pues claro que me voy!! Pero me llevo mi piel de oveja, faltaría mas!!!
    Siempre aprendiendo contigo, Araña. No sabía lo de los fornices y el origen de la palabra fornicar.
    Tampoco sabia lo de los olisbos, por cierto, muy bueno lo del zapatero, jajajajjaa si ya lo decian algunas abuelas: " Ni largo que tope, ni gordo que tape" jeje.
    Y eso de curar la histeria, con orgasmos, de acuerdo al 100%. Quien no ha usado alguna vez la expresión "Vaya mala leche que gasta est@, que falta le hace un buen....está claro, que un buen orgasmo, calma los nervios al mas pintao.
    Gracias araña, por hacerme pasar otro buen rato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches, Atalaya.
      ¡Yo sí he pasado un buen rato siguiendo "tu hilo mental"!
      Por lo menos, los condones de seda serían suavecitos y agradables al tacto, además, ese tejido es deslizante. Hace ya muchos años, conocí a una señora que los hacía de ganchillo, eso sí, la trama era tupida. Creo recordar que tuvo nueve hijos (no es broma). ¿Y lo de las tripas? Imagínate, tú que eres de pueblo y de matanzas, tener que lavarlas, en vez de para hacer chorizos, para... aggg!, casi mejor la abstinencia, ¿no te parece?
      Tienes razón, de renunciar a la piel de oveja, ¡nada!
      Me voy a apuntar ese refrán (mis personajes suelen utilizarlos a menudo) que no conocía.
      De verdad: yo si que aprendo con vosotros.
      Gracias por este buen rato.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Buenos días. Si te gusta el refrán te lo completo, que tiene segunda parte: " Ni largo que tope, ni gordo que tape, sino duro que dure". Jeje.

      Eliminar
    3. Me gusta la tercera parte, casi más que las dos primeras. Qué listos eran nuestros ancestros, qué hábiles para expresar verdades.

      Eliminar
  4. Buenas noches.
    Yo pienso en los pobres zapateros que tenían que hacer los olisbos, espero que la piel de oveja fuese suave y se trabajase bien.
    Buen post.
    Saludos a los que se columpian en la tela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches, Capricornio.
      ¿No serás zapatero, verdad?
      La piel de oveja, si está bien curtida, suele ser suave. Aunque a mí me gusta más con el pelito, bien blanca y mullidita. ¿Será esto fetichismo?
      Seguros que los zapateros que fabricaban los olisbos eran unos profesionales, igual que los médicos que curaban la histeria.
      Gracias por comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Un post muy interesante,estos romanos eran muy originales a la hora de utilizar métodos anticonceptivos,estoy de acuerdo con vosotros,estaban un poco locos.
    Por no hablar de los olisbos y de los médicos que curaban la histeria...yo creo que tener un orgasmo es muy buen método para curarla,en la antigua Roma y ahora,jaja.
    Lo que no me sorprende es el tema del machismo en la antigüedad,puesto que las relaciones entre mujeres estaban prohibidas y tenían que hacerlo a escondidas,menos mal que en ese aspecto si que hemos evolucionado.
    Me ha parecido un post divertido y bien argumentado.Muchas gracias araña.
    Buenas noches

    ResponderEliminar
  6. Buenas tardes, Dama.
    Estoy de acuerdo contigo en que un buen orgasmo cura muchos males, pero la técnica..., se las trae. ¿Te imaginas llamar a tu médico de cabecera para que te practique el tratamiento? Claro que entonces lo verían como algo natural. Habrá que ver la peli que aconseja Casiopea.
    Las mujeres lo tenían muy complicado; se hallaban en un estado de indefensión total, cuatro palabritas y fuera de casa, mientras que ellos tenían esposa, concubinas, esclavos..., y las leyes a su favor, que supongo estarían dictadas por hombres, claro.
    Yo también me alegro de que hallamos evolucionado desde entonces.
    Gracias por comentar.
    Que la suerte y el amor te sean propicios.

    ResponderEliminar
  7. Buenas tardes!muy interesante este post hay que ver las cosas que e aprendido en un momentito,lo que está claro es que no importa en la época en que estemos para tener imaginación a la hora de mantener sexo.un beso

    ResponderEliminar
  8. Buenos días, Tere.
    Muchas gracias por entrar y leer el post.
    Como ves, ya está todo inventado. En el caso de los olisbos, solo faltaba la tecnología adecuada para perfeccionarlos. A saber lo que veremos en el futuro, ¿no te parece?
    Hasta pronto. Disfruta del fin de semana.

    ResponderEliminar
  9. Hola araña, con tus post nos conviertes en voyeur, enganchandonos y haciendo que queramos más y más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Leo.
      Siempre pides más, y me parece estupendo que lo hagas.
      Intentaré complacerte.
      Me alegra que te haya gustado el post, querido "voyeur".
      Gracias por entrar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Soy un apasionado de la cultura romana y debo reconocer que algunos apuntes que describes les desconocía.Muy bueno este post araña.

    ResponderEliminar
  11. Buenas tardes, Borjaabraham.
    Yo también me he enterado de muchas cosas al documentarme para el post. El tema da mucho más de sí.
    Aprendemos juntos, ya ves.
    Hasta pronto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar