12 de julio de 2016

El pecado de Betsabé.


                                                                         
Luna llena
       
                                                                                 
                                                                                 
«De aquellos días solo recuerdo que quería morirme... Me despertaba llorando. Estaba sola y quería desaparecer...»


«Si no hubiese vuelto a encontrarme con David, hubiese cometido una locura. ¿Sabes lo que es estar desesperada y pensar que lo que te ocurre no tiene solución?»

Estas son las palabras que utiliza Betsabé para comenzar el relato de su historia. Habla con entereza, a pesar de que su mirada oscura, y hoy un poco brillante, deja traslucir la emoción que le provoca recordar el pasado. 

Unos meses antes...

La vida de Betsabé cambió el día que vio confirmada la hipótesis de que su marido era adicto al juego y había generado una deuda importante. 
«Me sentí amordazada, atada de pies y manos. Al principio no podía creérmelo...» 
«Él lo negaba, pero las evidencias fueron acumulándose, acusadoras, incuestionables. No había sido un error del banco como pretendía hacerme creer».
«Le amaba, pero me había decepcionado tanto que me hubiese marchado sin dudarlo..., pero no teníamos separación de bienes... Lo consulté con un abogado. Lo que me dijo, me hundió. Al tener deudas y una hipoteca común, las consecuencias para mí podrían ser catastróficas..., años de trabajo y sacrificio para tener una casa... ¡Podía perderlo todo!
Y además el engaño, eso fue lo que más me dolió. ¿Con quién me había casado realmente?» 

                                                                                     
La alianza


«Miraba el anillo de oro, símbolo de nuestro matrimonio Y me parecía un objeto ajeno a mi vida. Después lloraba...»

Betsabé abandonó la casa de Azuqueca de Henares, cuya titularidad compartía con su marido, para refugiarse en la vivienda familiar que había heredado de sus padres, en Alcalá de Henares. Aunque ambas poblaciones solo estaban separadas por catorce kilómetros, el trayecto conocido como Corredor de Henares, consideró que era mucho mejor eso que compartir el mismo techo con el hombre que había arruinado su vida. 

En la soledad de aquella vivienda llena de recuerdos queridos, lloró. Los días fueron pasando. Acudir al trabajo le suponía un esfuerzo sobrehumano, cuando hasta entonces había disfrutado siempre de una ocupación que le encantaba. En el hospital estaban sus amigos, pero ella no quiso confiarles lo que la estaba ocurriendo. 

Betsabé se convirtió en una sombra. Aguantaba malamente durante el día, pero en cuanto entraba por la puerta de su casa, se quitaba los zapatos y se tumbaba en la cama incapaz de hacer nada más que llorar. Estaba enferma y no tenía esperanza.

Un mañana, que había llegado temprano al hospital, al salir de un ascensor se dio literalmente de bruces con un conocido, David. 
Habían sido compañeros en la universidad. Betsabé recordaba que siempre se sentaban juntos, pero que David, como hombre, había sido invisible para ella hasta que empezó a salir con una chica. 
«Me fijé en él cuando se echo novia...»
Tuvieron un par de citas, aunque entre ellos solo medio un beso mal dado.
«David besaba fatal..., la verdad»

El día que se reencontraron, Betsabé se detuvo más por educación que por ganas. En unos minutos, supo que el muchacho venía de firmar un contrato y que se incorporaba al día siguiente. Trabajarían en el mismo centro, aunque en servicios diferentes. Intercambiaron teléfonos y quedaron que hablarían por whatsapp de vez en cuando.
Aunque Betsabé no tenía ninguna intención de cumplir con lo acordado, David sí. 
Ella, mujer educada, respondía a sus mensajes brevemente, pero lo hacía siempre. 
Betsabé afirma que no sabe exactamente cuando empezó a apreciar esos intercambios de palabras y caritas guiñando un ojo o lanzando un beso, pero llegó el momento en que cada vez que sonaba el consabido silbido, ella deseaba que fuese algún mensaje de David.

Recuerda que un día quiso pedirle opinión sobre qué vestido ponerse para asistir a la boda de una amiga. Le envió dos fotografías y él eligió sin dudarlo.
Betsabé fue a la ceremonia con una prenda ultrafemenina, la que David le había indicado. El día señalado entró en la iglesia agradecida de dejar atras el calor de la tarde. Tardó unos segundos en acomodar la vista a la luz oscura del templo, cuando miró hacia los primeros bancos, se encontró con la mirada de David.
Ella refiere haber sentido algo muy agradable que define como una especie de premonición. Aquel breve contacto visual la estremeció.

Cuando aquella noche llegó a su casa, Betsabé no lloró.
Poco antes de quedarse dormida, escuchó el silbido del whatsapp, supo que era David.

En aquel mensaje, él la piropeaba, y ella se sintió de nuevo ilusionada.
La relación se fue consolidando vía whatsapp. Betsabé, que era tímida para hablar cara a cara de determinadas cuestiones, asegura que no sabe cómo ni por qué, pero que escribiendo se transformaba en otra mujer, mucho más sensual y libre. El tono fue subiendo en intensidad y ella, cuando se desnudaba cada noche frente al espejo, recreaba las caricias que el le había prometido por la tarde en el mensaje.

                                                     
El corpiño


«Pasábamos horas al whatsapp. El corazón me saltaba cada vez que escuchaba la canción que había predeterminado como tono para él: A prueba de ti de Malú.
Me decía que en cuanto me tuviese delante me iba a poner contra la pared y a follarme allí mismo, de pie... Yo le respondía que me gustaría meterme dentro de sus pantalones..., después empezaba a divagar, y él me suplicaba que regresase al interior de sus pantalones... 
Supongo que aquello era sexo telefónico, porque llegué a correrme leyendo sus palabras..., David tenía ese poder sobre mí..., el mismo que yo sobre él. Era un entendimiento perfecto»

La situación con su marido estaba estancada, porque aunque él había intentado hablar, aún negaba que fuese adicto al juego. 
Betsabé procuraba no descuidar ese aspecto de su vida, e iba dando pasos para solucionar su situación complicada. No podía hacer mucho al respecto, así que se centró en su nueva ilusión, David.
«La primera vez que nos vimos, no pasó nada. Estaba tan nerviosa que bebí demasiado..., él no quiso..., y se marchó. Tuvimos que esperar al segundo encuentro, y ahí sí ocurrió, ya lo creo..., ¡madre mía, fue increíble! Esa noche hicimos un Hat-trik, que llamé yo al triplete que nos marcamos».
«Me hacía sentirme atractiva, especial... Pensaba qué ponerme para nuestra próxima cita, cómo oler para gustarle más, qué palabras excitantes decirle...»
«Al principio aseguraba que le gustaban las bragas de algodón, hasta que vio mi lencería. Esas bragas folladoras, las llamaba así, decía que le incitaban a follarme brutalmente... La parte de mi cuerpo que más le gustaba era el culo».
                                                                             

«Con David he tenido unos orgasmos increíbles, nunca jamás había experimentado tanto placer. Me hacía subir al cielo, dar la mano a Dios y volver a bajar. Cuando regresaba a mi casa por el Corredor de Henares, no conducía, flotaba... Era un gigante a mi lado, y eso me excitaba. El grande y yo menuda..., me cogía en brazos, me colocaba a horcajadas, y así, en esa postura... A él le ocurría lo mismo, me lo dijo muchas veces. Me trataba con delicadeza, para no hacerme daño. David cuidaba de mí»
«Apenas entraba en casa, volvía a escribirle mis fantasías..., cada encuentro me inspiraba más. El Grey quedaba, no ya en la sombra, sino en completa oscuridad a mi lado» 


«En una ocasión, que estaba en el bosque buscando setas con un amigo, envié un whatsapp a David y le dije:




-Dime tres palabras que me pongan cachonda.
-Mi barba rozando tu cuello y tu espalda, respondió. No necesité más... 


Estos juegos me volvían loca, sé que a él también. Amor, placer, vicio..., no sé, pero lo que nos mantenía unidos era muy intenso..., una necesidad vital».

Mientras me cuenta la historia, en varios momentos de la misma, asegura haber estado dispuesta a abandonarlo todo por él. Pero sabía que David había pasado por una experiencia muy dolorosa de la que aún no estaba recuperado: su pareja se había ido en circunstancias trágicas. La primera vez Betsabé entró en la casa de David, se sorprendió al ver en el dormitorio un pequeño altar erigido para esa mujer. Pronto comprendió que era muy difícil luchar contra un recuerdo. Él no quería volver a enamorarse.


David me decía:
-No somos amantes, porque los amantes se aman, y nosotros no nos amamos. 
Creo que lo estropee cuando en pleno orgasmo cabalgante le dije:
-Te qui..., no acabe la palabra, pero ya era demasiado tarde.
Me preguntó:
-¿Qué ibas a decir?
-Nada, respondí, nada... 

Mientras David y Betsabé continuaban viéndose, el marido de esta última reconoció por fin que tenía un problema. Ella agradeció que lo hiciese y entonces quiso ayudarle a encontrar la solución. Juntos tomaron una serie de decisiones. El cambio de actitud sorprendió y agradó a Betsabé... 
No tomé la determinación de la noche a la mañana..., me costo mucho decidirme. Creo que aún le amaba..., aunque de otra forma diferente a David. Sé que se puede amar a dos hombres a la vez, ¡te lo aseguro! No hubiese querido tener que elegir, pero llegó el día que no me quedó más remedio. Escogí a mi marido, aunque no cambiaría por nada la experiencia que viví junto a David, por nada... 
La anécdota
En una ocasión, David citó en su casa a Betsabé y le pidió:
-Sorpréndeme. 
Betsabé se vistió con lencería negra, medias a medio muslo, tacones y una levita con dos botones..., no llevaba nada más encima.                 

                                                                     
Los botones de la levita

Mientras iba de camino, David le envió un mensaje urgente, pero el móvil se había caído entre los asientos del coche y ella no lo oyó. Además iba concentrada en la música sugerente y pensando en lo que iba a ocurrir más tarde. Bien entrada la noche, en pleno invierno, aunque ella no notaba el frío, subió las escaleras y llamó a la puerta de David. Cuando este la vio de esa guisa, abrió los ojos como platos y le preguntó: 
-¿No has visto mi mensaje, verdad? Están en casa mi hermana y mi cuñado y te he escrito para...
Betsabé, pálida, se quedó rígida sin saber qué hacer...



Mi agradecimiento a Betsabé por haber querido contar aquí parte de su historia. 
Aunque los hechos son reales, los nombres de los protagonistas han sido sustituidos por otros ficticios.

   ¿Crees que se puede amar a dos personas al mismo tiempo?






                                                       




¿Te gustaría recibir un correo cada jueves que te hiciese cosquillas en la mente?

* indicates required

27 comentarios:

  1. Yo creo que SÍ.Creo que podría tratarse de una combinación de varios tipos de amor o de una combinación de varias formas de amar, por ejemplo : amor(estabilidad)-atracción sexual, amor(estabilidad)-cariño especial, amor-admiración ,amor real vs amor platónico...en cualquier caso y desde mi punto de vista, creo que todo tiene un principio y un final, y aunque se cruce una persona en tu vida que de nuevo te haga sentir importante,te escuche, te hable, te entienda, te mire a lo ojos como hacía tiempo atrás,te haga sentir valorad@ y en definitiva te haga subir el ego, creo que al final habrá un momento en que haya que tomar una decisión para un lado o para otro, y a pesar de la felicidad del principio , creo que al final podría haber también dolor, frustración o sufrimiento, (aunque todo supongo que dependerá del momento).Como decía el gran García Marquez en su novela " El amor en los tiempos del cólera" ..《 el secreto de un buen matrimonio es la estabilidad, no la fidelidad》, otra cosa es que la perdonásemos,eso sería otro tema...
    Gran historia la de Betsabé.Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Casiopea.
      Añades más matices a una cuestión ya de por sí muy compleja. Estoy de acuerdo contigo respecto a que puede haber muchas maneras de amar, pero, ¿y de estar enamorado? Yo soy de las que opino que el "amor" que se sustenta en la atracción física puede ser una experiencia explosiva, pero si no hay nada más, o alguno de los amantes no quiere que lo haya, creo que necesariamente la relación tendrá una fecha de caducidad.
      Las primeras fases del enamoramiento y del descubrimiento mutuo son maravillosas, pero ese terremoto mental y físico acaba por calmarse (me voy a atrever a decir que gracias a Dios), para dar paso a otra etapa mucho más serena, donde quedamos, ya sofocados todos los incendios pasionales, las personas con nuestros defectos y virtudes; y creo que ahí es donde está la verdadera prueba de si hay amor o ha sido solo atracción física, química o como queramos llamarlo.
      El maestro era un gran sabio que escribió frases memorables, inolvidables. Lo que ya no sé es si en este caso sacrificaría la fidelidad a cambio de la estabilidad. Como bien dices, depende del momento y de las circunstancias. En estos casos hay que estar dentro, no ya de los pantalones, sino bajo la piel de la persona en cuestión.
      Me ha encantado tu comentario. Gracias.
      Abrazos.

      Eliminar
    2. Pero la pregunta era si ¿se puede amar a dos personas a la vez o se puede estar enamorado de dos personas a la vez?

      Eliminar
    3. Yo creo que ese amor al que me refería antes, el que perdura después de que la pasión se haya sosegado un poco, es único. Por lo tanto, mi opinión es NO.

      Eliminar
    4. ¿Alguien ha visto Leyendas de Pasión?Cuando la ví por 1ra vez me produjo una gran confusión.¿De quién estaba realmente enamorado Tristán (Brad Pitt)? ¿De Suzanne o de Isabella?Yo solo podía comprender una posibilidad ,pero un día hablando con una compañera, más veterana en los avatares de la vida me contestó:...《 ¿ y quién te dice a tí que no se puede querer a dos personas a la vez?》Eso me hizo ver que no todo es blanco o negro y que en cuestiones del amor no todo es tan sencillo. .En fín...tema muy complicado este de los sentimientos

      Eliminar
    5. ¡Me lo acabas de poner muy difícil! Creo que Tristán quería a las dos, aunque nunca se entregaba del todo, o se entregaba demasiado, no sé con qué opción quedarme, pues unas veces parecía una cosa y otras veces, otra.
      Creo que por un lado estaba el amor que aportaba equilibrio a su alma ¿torturada?, una mujer muy diferente a Tristán, que le entendía y le amaba tal cual era, con generosidad, y por otro amaba a Suzanne,tan pasional e indomable como él, estaba claro que eran almas gemelas. El protagonista es un personaje autodestructivo, torturado moralmente y difícil de interpretar, en dos palabras: me encandiló. Mejor ejemplo no has podido encontrar. ¿Con cuál de los dos "amores" te quedarías si pudieses elegir?

      Eliminar
  2. Buenos tardes yo creo que el amor y la atracción son dos cosas distintas.
    Pero todo depende de cada persona.
    En mi caso amo a una sola persona la cual me atrae y me llena como persona.
    Buen post arañita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Set.
      Ha sido un buen post porque Betsabé habla sin tapujos de lo que ocurrió. Ha demostrado su humanidad al desnudo, y eso, como lectores, nos llega al corazón.
      Perteneces al afortunado grupo de los que se sienten satisfechos con la persona de la que están enamorados, te felicito por ello y te deseo todo lo mejor.
      Y sí, amor y atracción son emociones distintas que a veces se mezclan.
      Gracias por comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Bufff, dificil, si.
    ¿Amar? Pues me voy a venturar a decir que NO (y puede que me equivoque). Tal vez y como bien dices Araña,
    Amor y atracción son dos emociones distintas y el problema es que algunas veces no sabemos distinguir entre lo uno y lo otro o que las confundamos.
    Creo que hay atracciones que te pueden provocar esa confusion con el amor por que son intensas.
    Pues eso, que si no te ves en la situación puedes hacer miles de conjeturas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Atalaya.
      Habla en ti la sensatez. Cada uno expresamos nuestra opinión basada en la propia experiencia; no podemos ser objetivos con los demás. Ni siquiera pretenderlo.
      Cada persona siente a su manera. Y en nuestra mente, alma, corazón... no manda nadie. Creo que la atracción intensa y la compatibilidad sexual unen mucho, pero y después, si se agota el manantial y no hay cariño del bueno y generosidad ¿qué ocurre?
      Gracias por este comentario.
      Abrazos.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Me he quedado con las ganas de saber que ocurrió después, aunque me lo imagino.
    Yo no creo que se pueda estar enamorado de dos personas. Siempre querrás a una más que a otra. El amor no se comparte.
    Espero el desenlace.
    Un saludo a todos los arañeros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Capricornio.
      La historia termina cuando lo decide la persona que la cuenta. Así lo ha querido la protagonista y yo debo respetarlo, Aunque entiendo tu curiosidad, que es un poco la de todos.
      Tu comentario me ha hecho reflexionar: ¿Cómo se mide el amor? Nos parece que todo es blanco o negro, pero cuando leemos historias como la de Betsabé, los cimientos de nuestras convicciones tiemblan.
      Gracias por expresar tu opinión.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Yo quiero siguiente parte de ésta historia... no creo que David fuera solo su amante, creo que realmente es mucho más. Por otra parte ella se separó no?entonces infiel infiel... no es. Además el marido no se porta muy bien con ella
    ¿Por qué no estar con los dos eternamente?
    ¿Por qué tener que elegir?
    Por favor... queremos saber que pasó! Esto no puede acabar aqui. Engancha
    Haz una novela de ésta historia

    ResponderEliminar
  7. Buenos días, Anónimo.
    Betsabé, cuando se encontró de nuevo con David, estaba pasando por una experiencia personal difícil. Según refiere ella, este amigo le devolvió la ilusión. El vínculo se rompió cuando tomó la decisión de quedarse al lado de su marido. Pero no nos olvidemos de David, ¿había superado la separación de su anterior pareja?
    Por otro lado, opino que tiene que ser complicado mantener una relación paralela durante mucho tiempo, me refiero a la distribución del tiempo real.
    Deduzco, por la pregunta que planteas: "¿Por qué tener que elegir?", que tu respuesta a la pregunta es un SÍ (a la posibilidad de amar a dos personas).
    La historia engancha, ya lo creo, posiblemente sea porque la protagonista se expresa de forma clara, muy sincera.
    Una novela..., vaya, nunca se sabe...
    Gracias por dejar un comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Buenos días Araña:
    Qué historia parece inventada como se suele decir la realidad supera la ficción.
    Betsabé encontró en David un escape para su soledad pero no era amor era más bien deseo pues al final volvió con su marido, pero cuando David la pone un wasap va a su encuentro echando leches.
    Se puede querer dos personas ala vez? Como dice la canción no se puede querer dos personas ala vez y no estar loco.
    Desde mi punto de vista la historia tiene dos partes: por un lado está su marido en el encuentro paz tranquilidad seguridad compañía, pero amor, bueno puede en realidad no conozco sus sentimientos hacia.
    Por otro lado con David encuentra pasión sexo divertimiento desenfreno,pero amor? Creo que no.
    Sigue contándonos historias que son muy interesantes.
    Hasta pronto jajaja a que sabes porque me río?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Taconcitos.
      Es cierto, la realidad supera la ficción en muchas ocasiones. Esta puede ser una de ellas. El deseo se camufla de amor, estoy de acuerdo en que algo de eso puede haber en esta historia, porque la atracción física era tremenda entre David y Betsabé. No sé si llegado el caso hubiese abandonado a su marido, esa respuesta solo la tiene la protagonista, y quizá ni ella lo sepa.
      Sí, sé porque te ríes. Yo también lo hago cada vez que veo este nombre: Taconcitos, aparecer por aquí. Ya sabes que me parece muy chic, jajaj.
      Gracias por comentar.
      Abrazos.

      Eliminar
  9. Muy Casablanca erótica... Realmente opino que aunque él siguiera emparanoiado con la que "se fue " en realidad encontró en Betsabé una oportunidad... creo que la vida les da una oportunidad tremenda.
    El destino les volvió a unir.
    Ella no debería haber perdonado al marido la ludopatía, y tomarla por imbécil.
    ¿Qué pasó cuando llegó y estaba su hermana allí? Si le va a presentar a su familia...hay algo más.¿ No crees?
    Tiene miga la historia y seguro que hay mucho que contar sobre ella y queremos saberlo.
    No creo que fuera sólo sexo. Ni un rollo de dos meses. Seguro que estuvieron años viéndose. ¿Por qué no una vida entera? En realidad... ¿ella se decidió? Si es así, volverá con David. E incluso me atrevo a decir que será para siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Anónimo.
      La vida volvió a reunirles de forma inesperada. Creo que ambos supieron aprovechar la oportunidad que tú mencionas; a su manera disfrutaron de una relación especial. Eran muy compatibles sexualmente hablando, y eso, digamos lo que digamos, une mucho. Pero ambos decidieron cortar y continuar con sus vidas por separado. ¿Se podría entonces hablar de amor?, ¿o tal vez la responsabilidad pesó demasiado? Lo que realmente se les pasó por la cabeza, solo lo saben los protagonistas, nosotros únicamente podemos interpretar la historia basándonos en nuestra propia experiencia.
      Yo tampoco creo que fuera solo sexo, creo que también había cariño. Tampoco pienso que fuese un rollete sin importancia, creo que fue algo más, pero esto que digo no es más que una opinión personal.
      Respecto al resto de la historia, tengo que decirte que es el protagonista el que pone los límites. Siempre, antes de publicar, les paso el borrador para que me den el visto bueno. Posteriormente puedo cambiar algo en la forma, pero nunca en el fondo.
      No me extraña que quieras saber más, porque la historia engancha de verdad.
      Gracias por el comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Menuda historia,si que es verdad eso de que la realidad supera la ficción esty totalmente deacuerdo al menos en este caso,es una pregunta complicada la que has formulado yo pienso que hay personas que pueden pensar que aman a más de una a la vez cuando seguramente en realidad lo que sientan sea una atracción física o síquica más que amor y ellos ni siquiera lo sepan.Yo hablo x mi y os digo que no puedo amar a otra persona que no sea mi pareja,e sa es mi opinión buenas noches a todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Tere.
      En el comentario anterior decía que opinamos y respondemos a la pregunta de si es posible amar a dos personas basándonos en la experiencia propia.
      Yo tampoco creo que se pueda querer a dos personas exactamente de la misma manera, siempre habrá un matiz que diferencie al uno del otro y que incline la balanza hacía uno de los dos "amores".
      Claro está que cada persona sabe lo que pasa por "sus adentros", qué siente o cómo lo siente, y si dice que lo que está experimentando es amor, nadie puede poner en duda esta valoración, porque a fin de cuentas, cada cual tiene un criterio sobre lo que esa palabra significa.
      Gracias por comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar

      Eliminar
  11. Yo opino que sí que se puede amar a dos personas a la vez...son opiniones. Y llevar relacciones paralelas también, éso puede ser la clave para un matrimonio feliz. Quien somos para opinar y decir que éso es ético o no..
    Bonita historia me gustaría saber qué pasó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Anónimo.
      Opino que toda la variedad o combinación posible de relaciones es válida si hay consenso, por supuesto que sí. Respecto a la ética, creo que los juicios morales no nos competen en este blog (ni en ningún otro). No somos jueces, somos personas que opinamos libremente sobre si es posible amar a dos personas o no. Cada aportación que hacéis enriquece la de los demás, porque conocer otra perspectiva diferente nos obliga a hacer una reflexión más profunda.
      Cierto, es una historia impresionante.
      Muchas gracias por el comentario.
      Un abrazo y feliz comienzo de semana.

      Eliminar
  12. Tenía ganas de leerla... por fín. Sólo decir que muy buena
    Luna lu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Luna-Lu.
      Me alegra mucho que te haya gustado; ¿y a quién no?
      Es una historia cargada de matices y muy, muy, pasional, que nos obliga a replantearnos unas cuantas opiniones.
      Gracias por el comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Estoy viendo los puentes de Madison, por los comentarios que veo aquí parace que nadie la haya visto y creo que viene a colación decir que "sí" se puede amar a dos personas a la vez. Que no lo hayáis sentido es otra cosa... fijaros si no en ésa peli. Betsabé es una valiente por contar esta historia y... quien dice que deje al otro y vuelva con el marido? Creo que aún falta historia por contar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Anónimo.
      Habrá personas que sí hayan visto esa película y otros que no, y eso no quiere decir que necesariamente tengan que estar de acuerdo con lo que en ella se postula. Cada cual manifiesta su opinión basándose en su experiencia personal. En cuestiones del "corazón" no podemos ocupar el lugar del otro, por mucho que practiquemos la empatía...
      Estoy de acuerdo en que Betsabé fue valiente al contar su experiencia, ¡sin duda!
      Puede que la historia continúe, no lo sé, en cualquier caso, lo que haya ocurrido después hasta el presente, pertenece a la intimidad e la protagonista.
      Gracias por comentar esta entrada.
      Un saludo.

      Eliminar