13 de septiembre de 2016

¿De verdad eres fiel?

                                                                       
Desnudo


¿Qué es la fidelidad? 
La primera entrada que encontramos en  el diccionario dice:
«Firmeza y constancia en los afectos, ideas y obligaciones».


No mienta para nada las relaciones sexuales, cuando en realidad, en nuestro día a día, cada vez que escuchamos la palabra la asociamos con tener la exclusividad amatoria del otro. 

La infidelidad se refiere al acto físico de consumar un encuentro sexual con otra persona que no sea nuestra pareja, además, para poder considerarse como tal, ha de ir acompañado de una buena dosis de engaño u ocultación. 
Hasta ahí todos conocemos la teoría, pero, ¿qué ocurre cuando se es infiel de otra manera? Me refiero a las personas que buscan en la ficción lo que no encuentran en la realidad, encerrándose en sus propias fantasías como si llevasen una doble vida. 

En la actualidad, los métodos para cometer una infidelidad han cambiado. Me refiero a las posibilidades que ofrece Red. Cada vez son más los portales especializados que están destinados a facilitar encuentros, virtuales o no, con otras personas que en teoría van a compartir nuestros gustos, donde se promueven de forma discreta todo tipo de contactos. No puedo dejar de pensar en la artificiosidad de dichos inventos, donde un aparato programado decide quiénes son nuestras almas gemelas, o como poco, compatibles; aunque debería callarme esta opinión, pues siempre he defendido que, para saber si algo te gusta, hay que probar primero. Pero insisto, así, a sangre fría, entrar en esas páginas para planificar cómo y con quién poner los cuernos a la pareja..., no me parece una buena idea, la verdad, más que nada porque pienso que la aventura puede acabar con algún corazón roto y muchas decepciones. Al respecto de estos temas, os dejo el siguiente post, escrito desde el punto de vista de una usuaria: Tinderbueno.

Por lo visto no estamos programados genéticamente para ser fieles. Llevamos dentro el germen de la infidelidad, bien oculto bajo un montón de capas de maquillaje mental y verbal que utilizamos para camuflarnos y que no nos juzguen. 


Infiel
                                                      
La imaginación es libre, podemos vivir las situaciones que queramos, elegir las experiencias para soñar despiertos sin riesgo de ser descubiertos... ¿Hasta dónde llega la fidelidad no física?

Los humanos somos complejos, y nuestras mentes aún más que nuestros cuerpos. Puede que no sintamos la necesidad de fantasear con ocurrencias sexuales ajenas a las que vivimos en la realidad, o puede que sí. Esa faceta pertenece a nuestra intimidad; opino que tan natural es lo uno como lo otro. 

Hablando de estos temas tan humanos y enrevesados, me he fijado en que solemos confundir fidelidad con lealtad, como si ambas palabras  (¿virtudes morales?) fuesen intercambiables y tuviesen el mismo significado. Para explicar cómo entiendo la diferencia entre los términos, voy a poner un ejemplo que, al menos en mi círculo, ha generado muchas polémicas.

En la película Acoso, protagonizada por Demi Moore y Michael Douglas, estrenada en el año 1994, se ve una escena en la que ella se introduce el pene de él en la boca. El protagonista lucha contra la pasión que la mujer ha desatado en su cuerpo y al final, cuando ve su cara reflejada en un cristal, la aparta y se va. ¿Qué ha pasado aquí? ¿Se ha producido una infidelidad? Ha rechazado a la mujer, con lo cual ha demostrado ser un hombre fuerte que ha elegido no llegar hasta el final..., pero entonces, ¿qué hacía su pene en la boca equivocada?

Voy a exponer mis conclusiones, que a buen seguro no coincidirán con las vuestras.
Creo que este ejemplo sirve bien al propósito de definir lo que son la fidelidad y la lealtad. Me explico. El protagonista, que en la ficción se llama Tom Sanders, es acosado por una mujer, Meredith J, ese es el trasfondo de la película (el tema es el poder), pero en la escena referida, él participa activamente. Meredith no le ha puesto una pistola en el pecho, a pesar de su actitud agresiva, para que el pene acabe en su boca, eso es evidente; y a pesar de que no ha habido orgasmo, sí sexo placentero. 

Es como si el cuerpo y la mente de Tom se hubiesen desligado y enfrentado en una guerra cruenta. Aunque acaban imponiéndose la razón y la conciencia de lo que es correcto, el cuerpo ha llevado la ventaja casi hasta el final. 

Claramente, opino que, a pesar del arrepentimiento, se ha producido una infidelidad. Si Tom no hubiese visto su rostro reflejado, ¿qué hubiese ocurrido? Ese es el momento crucial en el que se enfrenta a sí mismo y se pregunta qué está haciendo. Reacciona no porque sea fiel, sino porque quiere ser leal a su esposa, a sus hijos, al matrimonio y a sí mismo.


Fidelidad
                                                   

¿Has visto la película? ¿Qué opinas al respecto?

Me hace mucha gracia que al teclear la palabra fidelidad en un buscador cualquiera, el término aparece asociado a sucursales bancarias y a marcas comerciales. Ofrecen todo tipo de prebendas si no les pones los cuernos con la competencia. Por lo tanto ser fiel tiene sus ventajas, a nivel financiero al menos.

Cuando estudiaba en la Escuela de Escritores, sobre todo al principio, no estaba de acuerdo con la norma de que cada año tuviésemos que cambiar de profesor, quería ser fiel al primero, hasta que me di cuenta de que probar con otros me beneficiaba porque aprendía más. 

Fidelidad es una palabra que utilizamos como comodín en muchas situaciones: somos fieles al banco, al bar donde tomamos el café, al mismo estilo, a la barra de labios... Pero la FIDELIDAD, referida a las relaciones interpersonales, es mantener el compromiso que libre y voluntariamente hemos adquirido con el otro. Hay una regla (no la he inventado yo) que se puede aplicar por su exactitud en estos casos:
«No hagas a los demás lo que no te gustaría que te hiciesen a ti».

Eso me lleva a pensar que al tándem fidelidad-lealtad, hay que sumarle el respeto. Puede que esa sea la terna perfecta en la relación de pareja.


Love
                                                 

¿Qué diferencias encuentras entre lealtad y fidelidad?





12 comentarios:

  1. Buenas tardes!!!es muy complicada de responder la pregunta que nos planteas xq como bien dices van de la mano yo tampoco sabría separar la fidelidad de la lealtad para mi básicamente es lo mismo eres leal a tu pareja si eres fiel y viceversa.Como te gusta hacernos pensar y buscar en nuestro interior,sigue así que me encanta,un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tere.
      Solemos utilizar los dos términos como si fuesen sinónimos, unas veces, o como complementarios, otras.
      Es difícil separar los conceptos cuando hablamos de las relaciones humanas, ya lo creo. Yo aún ando dándole vueltas al asunto. Unas veces me parece tenerlo claro y otras no tanto. Espero, con vuestra ayuda, llegar a una conclusión.
      Gracias por comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola a todos, yo tengo un conocido que dice que él no es fiel a su mujer pero si le es leal.En realidad le entiendo pero no lo entiendo.Sé lo que quiere decir pero no lo comparto.Me explico.¿Se puede ser infiel y leal a la vez? Claro, pero menuda jetada!! Y sin embargo mi otro yo cree que no se puede.La infidelidad tal y como yo la entiendo es una traición en toda regla y sin embargo LEALTAD, segun la RAE, es " aquel sentimiento de respeto y FIDELIDAD a los propios principios morales, a los COMPROMISOS ESTABLECIDOS, o hacia alguien.Luego para mí, fidelidad y lealtad son lo mismo ¿ Cómo podrías ser leal a una persona si se la ha traicionado? Pero también debo decir una cosa para ser sincera, y es que , mi otro yo comprende esa postura ,tan cómoda por otra parte, de algunas personas , 《 menudo morro 》, sé a lo que se refieren , y creo que hacen mas referencia , a la lealtad a la familia, a los amigos...( bien por no perder a los hijos,estatus, amigos,negocios en común, y al fina.....money , money , money....)En fin...a estas alturas creo que entiendo ambas posturas aunque no las comparta.Bueno no sé si os habeis enterado de algo con toda esta mi perorata..pero es que a estas alturas... me acepto tal y como soy,con mis contraficiones.Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Casiopea.
      Sí, ya lo creo que me he enterado, más que nada porque así ando yo, intentando encontrar el delgadísimo límite que separa la fidelidad de la lealtad. Me cuesta también hablar de lealtad cuando hay engaño de por medio, claro que aquí interviene el criterio de cada cual. Lo que para unos es infidelidad, para otros puede ser un desliz sin importancia porque no va a cambiar sustancialmente su relación de pareja. Me pregunto si querer encontrar los tres pies al gato en esta cuestión no será algo así como desear calmar nuestra conciencia colocándonos el paño caliente de: "Yo soy leal a...", y con eso justificar..., lo que sea.
      Lo de money, money, money..., acapara muuuuchas lealtades, tal vez también fidelidades, pero lo dudo.
      Buena parrafada la tuya.
      Gracias por comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Mis conclusiones leyendo el artículo: La FIDELIDAD se puede comprar, yo obtengo un beneficio por otro que me interese, QUERER, y la LEALTAD no tiene moneda de cambio, das de ti mismo lo que tienes solo por el echo de AMAR, sin necesidad de obtener nada a cambio. Gracias por el artículo, acabo de darme cuenta que un perro no es FIEL al dueño, sino LEAL.A lo mejor es demasiado simple, solo que creo que no estoy muy desencaminada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mar Gizmilla.
      En primer lugar, bienvenida a la Araña.
      No, no creo que la fidelidad, aplicada a las relaciones humanas, sobre todo al amor, pueda comprarse. Aceptamos los compromisos libremente, nadie nos obliga, ni a lo uno ni a lo otro, pero, nos guste o no, se producen infidelidades, y si hay portales especializados que ofrecen estos servicios es porque existe una demanda real y creciente. La lealtad de los animales..., ya sabes, ninguno morderá la mano que le da de comer y le cuida, cosa que con los humanos... Tu perro no tiene conciencia de lo que es la lealtad, y sin embargo lo es. Sobre la fidelidad aplicada a las relaciones sexuales, ellos siguen su instinto, no pueden controlarlo, no como las personas.
      Por cierto: ¡no puedo decir lo mismo de mi gata!
      Gracias por el comentario.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Dice Javier Marías que la fidelidad es producto de la costumbre como también la infidelidad, lo que está claro es que es un engaño, así que lo dejaremos en "una amorosa crueldad"

    ResponderEliminar
  5. Buenas tardes, Anónimo.
    ¡Qué gran escritor!, tengo pendiente de leer "Los Enamoramientos", para saborearla despacio.
    Una idea original la de Javier Marías, aunque opino que siempre hay una primera vez antes de que la costumbre aparezca. Eso sí, depende del tipo de fidelidad, puede que se refiera a la no física, al divagar por territorios "prohibidos".
    Amorosa crueldad...,interesante propuesta. no sé qué decir, tal vez solo que prefiero que me quieran con menos... "intensidad". Me suena a eso de: Te hago daño porque te quiero, o la maté porque era mía...
    Gracias por comentar.
    Feliz semana.

    ResponderEliminar
  6. Hola Araña,yo tampoco encuentro diferencia entre lealtad y fiel,creo que van bastante unidas.Alguien leal no hace daño a la otra persona y si es infiel ya se lo esta haciendo.Hay parejas que tienen libertad para mantener relaciones sexuales con otras personas pero eso no lo veo como infidelidad porque están de acuerdo y no se hacen daño mutuo.En casos como estos como otros lo mejor es poner en practica la empatia.TE QUIERO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Turquesa.
      Claro, tienes razón, si hay consentimiento expreso no habrá traición, tampoco infidelidad; aunque sí lealtad. Puede que la clave esté en no hacer daño a esa persona que se supone amamos. Si optamos por olvidarnos del dolor ajeno que podamos causar por dar rienda suelta a nuestras pasiones, ¿seremos leales?
      Verdaderamente, por mucho que después se vuelva al hogar y se cumpla con el papel, de forma más o menos sincera, es difícil responder que sí.
      Un gran, gran, beso.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  7. Buenas tardes a todos.
    Yo creo que fidelidad y lealtad son lo mismo, aunque no esté considerado así.
    Para ser leales hay que ser fieles y viceversa.
    Otra cosa es que entre la pareja de haya decidido que pueden estar con otras personas. Así no habría traición.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Capricornio.
      No me atrevo a ser tan tajante como tú. No creo que fidelidad y lealtad sean exactamente lo mismo, aunque resulte difícil separar los términos.
      Cuando hablamos de fidelidad nos referimos a la exclusividad sexual, mientras que la lealtad es un concepto que incluye otros aspectos importantes: familia, proyectos comunes, compromisos adquiridos, estar en momentos difíciles... Esta es mi opinión racional, que no coincide con la del corazón.
      Gracias por comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar