17 de enero de 2017

De formas y tamaños.

                                                   
Dibujo en piel
Fuente: Pixabay


Aunque os parezca mentira, me acabo de enterar de que hay penes cabezones..., sí, sí, has leído bien.

Se los llama tipo seta, y se caracterizan porque el glande es de mayor tamaño que el cuerpo y la base. O sea, como una Amanita Phalloides (que se pronuncia faloides, ¡toma ya!) , aunque menos venenosos, claro. 


Seta mágica
                                                  
Al parecer este tipo de pene tiene unas cuantas ventajas a saber. 
-Es ideal para penetraciones poco profundas. Su cabeza gorda estimula las paredes de la vagina, y ya sabemos que la parte más sensible, asociada al punto G, está situada a unos cuatro centímetros de la entrada.
-Por lo visto, las felaciones son de lo más entretenidas y excitantes con tanto territorio para explorar. Eso sí, para no atragantarse mejor centrarse solo en el glande.
-Es divino para cualquier postura que no conlleve una penetración total.
-Voy a añadir una ventaja más: la originalidad del diseño. Vaaaale, ya sé que viene así de fábrica. Y es que a veces, la naturaleza nos sorprende con algún regalo inesperado.
También tiene algún inconveniente, claro. A estas alturas deberíamos saber que la perfección no existe.
-No es el más adecuado para la penetración anal. No es que sea imposible, pero... ¡aaaay!, con mucho cuidado y más lubricante, por favor. 
 -Puede haber penetraciones dolorosas si son profundas. En lugar de practicar el buceo, mejor que se quede nadando en superficie.
Otro tipo de pene curioso y más frecuente es el que tiene forma de cono, para que os hagáis una idea: algo así como un misil. El glande es la parte más fina y se va engrosando hasta llegar a la base.
Es el más "anatómico" de todos, pues a la hora de penetrar lo va a hacer gradualmente, de menos a más.

El pene lápiz. Visualiza un lapicero si quieres saber cómo es: largo y fino. Dicen las malas lenguas que no se lleva bien con las felaciones. Es el mejor considerado para practicar sexo anal.

El pene plátano. Grueso en el centro, como si tuviese tripita, y más fino en los extremos. A pesar de tener una imagen un tanto "distorsionada", es un todo terreno, pues se adapta a cualquier práctica. Si tienes la suerte de tener uno a mano, no te cortes y pide por esa boquita. 

El pene curvo. Mantiene una inclinación hacia uno de los lados. Suele estar curvado de la mitad del cuerpo hacia arriba. Aunque se dice que es capaz de estimular como ninguno el punto G de la mujer, hay que tener en cuenta que si la desviación es muy pronunciada, puede verse comprometida gravemente la penetración.


Explorando tu cuerpo

Y ya, si entramos en cuestiones de tamaño, podríamos llenar páginas y páginas hablando de este tema controvertido. Después de indagar y de leer unos cuantos artículos, he llegado a la conclusión de que el tamaño sí es importante para la mayoría de las personas. De hecho, una de las principales preocupaciones de las mujeres cuando se citan con un hombre por primera vez, es pensar en qué se van a encontrar debajo de la ropa interior de su acompañante. Es como jugar a la ruleta de la fortuna, tú tiras con ganas, pero solo tienes unas cuantas posibilidades de que te toque el premio gordo.

En cuanto a tamaños: Se considera que un pene es aceptable cuando mide unos trece centímetros en reposo. Grande, si sobrepasa los dieciséis centímetros. Pequeño si está por debajo de los seis.


Elige el tuyo
Imagen cedida por Goma3

La curiosidad.
¿Sabes lo que es la Difalia?
Se trata de una anormalidad congénita de escasa prevalencia, se da un caso cada cinco millones y medio de hombres, que se caracteriza por la presencia de dos penes.
Hace unos meses escribí un relato en el que el protagonista y toda su estirpe (¡menuda raza!), la "padecían". 

Te dejo enlace por si te apetece pasar un buen rato: ¡Muérdeme!                                                   


Después de este repaso, sigo pensando que el más original de todos es el pene seta. 

Y tú, ¿tienes alguna preferencia?

14 comentarios:

  1. Jajaja...pues sí la verdad que es muy curioso eso de los tamaños y las formas.Ya me imagino el primer momento en el que...《 ella expectante por saber la forma del miembro de su pareja en ese momento, lo toca con gran ímpetu ,en un feroz movimiento oscilante ntentando adivinar la forma con la que Venus la recompensaría esa misma noche.Ella adoraba los penes misiles pero uno en forma de seta tampoco la importaba.En realidad no la importaba en absoluto porque sabía que lo importante era la calidad...》.
    Muy curioso el post y lo de la difalia.Si por algo exiten también los consoladores difálicos....Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Casiopea.
      ¡Sí que te has metido en el papel, sí! Los primeros hallazgos bajo la ropa..., el factor sorpresa, la intriga, o, según tus propias palabras: "...Adivinar la forma con la que Venus la recompensaría...", parece que esté escuchando hasta redobles de tambores mientras leo... Falta el ¡tachán! final.
      Misil, plátano, lapicero, seta... Serán muy monos todos, pero detrás tiene que haber un buen motor de arranque y propulsión, o lo que es lo mismo, alguien que los sepa usar; lo que tu denominas calidad. Estoy de acuerdo con eso.
      Otra curiosidad, los consoladores difálicos no se han inventado en la actualidad, ya en la Edad de Piedra había algún asta con dos sospechosas puntas que se asemejaban mucho a dos penes muy cucos.
      Gracias por comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Lo siento no se porqué pero me ha dado un ataque de risa encajando una seta en ciertos cuerpos y no me da para otra cosa. Porfa más post como este

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Anónimo.
      ¡Pues mira qué bien! La risa es buenísima para la salud, así que me doy por muy satisfecha.
      También tú..., vaya imaginación ¿no? Supongo que encima habrás visualizado una seta de gran tamaño, porque ya puestos, ¿para qué elegir un champiñón? Claro que también los hay con la cabeza muy grande... ¿O estos son hongos? No sé... Ya, ya lo dejo, que me lío sola.
      Gracias por comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Buenas tardes arañita.
    Entretenido el post. Decir que como eso viene de serie poco puede el hombre para cambiarlo aparte del famoso yes extender o la bomba de supcion,a bueno tenemos la taleguilla de los toreros que era un rulo de papel con monedas de duro o de 10 duros jjjjj.
    Que para la mujer eso sea expectante pues imajina la cara de el cuando empieza a quitarse desde las extensiones pestañas postizas, sujetador con relleno, corpiños y esos 15 cm de tacón que no as visto en la discoteca.
    Vamos que la cara del hombre puede ser de poema.jejejeje
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Set.
      Cierto, a veces las apariencias engañan; los postizos, se lleven donde se lleven, ayudan a ello. Mejor la naturalidad, y que nos acepten tal cual somos, aunque una pequeña mejora cosmética no viene mal.
      El factor sorpresa asiste a ambos sexos por igual en la fase descubrimiento ;-)
      Gracias por comentar.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Un post muy calentito sólo con leerle se dispara la imaginación,yo creo que cada uno tiene su puntillo y no hay que discriminar a ninguno,muy bueno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Tere.
      Calentito, como unos churros con chocolate, porque hace frío y hay que entrar en calor como sea. ¿Se te ocurre alguna forma más de conseguirlo?
      Por supuesto, cada tipo de pene tiene su gracia. Y en esto también: para gustos, colores.
      Gracias por el comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Buenas tardes a todos.
    Me ha gustado el post, pero para compensar tendrías que escribir otro de mujeres. De tipos de vagina.
    Puede ser que la mujer esté impaciente por saber,pero eso es bueno porque aumenta el interés.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Capricornio.
      He recibido varias peticiones para hacer un post de esta temática en femenino. Lo haré, de hecho, ya estoy en ello.
      Estoy de acuerdo con que la espera aumenta el deseo, pero esta teoría sirve igual para hombres que para mujeres, creo.
      Gracias por el comentario.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Que gran variedad de formas y tamaños,aquí si que podemos decir que en la variedad esta el gusto,o que para gustos los penes,jeje.
    Creo que esperaré el post de las formas de vaginas,pero lanzo esta pregunta por si me la desvelas antes...¿hay formas de penes que se adapten mejor dependiendo de como sea la vagina?Es decir,¿son como las cerraduras,que tienen una llave que encaja a la perfección?
    Un post muy interesante, nunca nos acostaremos sin saber una cosa más.
    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  7. Buenas tardes, Dama.
    ¡Me troncho! Acabas de mejorar, con muuuucho el refranero popular.
    Y la pregunta que me haces se las trae... Llaves y cerraduras..., ¡menuda metáfora buena has encontrado!
    Intentaré responderte en el post de vaginas.
    Muchas gracias por el comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. De momento yo no tengo ninguna preferencia de este tipo, yo soy más de almejas. Buen post araña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajajajajajajajajajjajajajssss!, ¡pues que aproveche!
      Te recomiendo que leas el post que publiqué ayer.
      Gracias por comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar