4 de abril de 2017

Arte en la piel: El tatuaje

Piel tatuada
¿Ángel o demonio?

¿Nunca te ha intrigado el motivo de la fascinación que sentimos las personas por los tatuajes?
La piel es bella sin ornamento alguno... Entonces, ¿por qué muchos de nosotros hemos querido decorarla con dibujos? ¿Qué misterio subyace tras esta técnica milenaria?


Un poco de historia

El tatuaje es un dibujo, figura, o texto, que se realiza mediante agujas u otros utensilios similares que inyectan tinta, o algún otro pigmento, bajo la epidermis de una persona, produciendo una modificación permanente del color de la piel en la zona donde ha sido aplicado.

Se han encontrado testimonios arqueológicos de que el hombre ha utilizado el tatuaje desde épocas muy tempranas: en los Alpes de Ötztal se halló una momia neolítica que tenía cincuenta y siete tatuajes en la espalda. Esta momia es conocida como: «El Hombre de Hielo», y se calcula que tiene una antigüedad de 5200 años aproximadamente.

Las evidencias arqueológicas indican que en Egipto, a partir de la dinastía XI (2160-1994 A.C.), también se practicaba el tatuaje. De allí proviene la henna, un tinte natural de color rojizo que aún se utiliza para colorear los cabellos y la piel. 
                                                     
El dibujo de la piel
Fuente: Pixabay

A raíz del hallazgo de las momias de dos sacerdotisas, una de ellas descubierta en Tebas, que compartían el diseño de los dibujos corporales, se llegó a la conclusión de que solo estas eran tatuadas. Posiblemente, el pueblo egipcio otorgara un sentido mágico a los tatuajes.

Para los romanos y griegos, el tatuaje era distintivo de la clase social a la que pertenecían. Con el tiempo, al extenderse el Imperio Romano, su aplicación quedó relegada a esclavos y criminales. Se cree que a partir de entonces comenzó a tener connotaciones negativas.

Esta práctica fue introducida en la sociedad occidental por expedicionarios ingleses a su regreso de Tahití en 1771. Estos hombres habían aprendido a realizarlos en la Polinesia. De ahí que se asociase el tatuaje con los marineros.

Pero no fue hasta la década de los 70 cuando el movimiento hippy, unido al deseo creciente de la sociedad por conquistar la libertad de expresión, consiguió que el tatuaje se impusiese en Occidente.
En la actualidad es un fenómeno admitido y valorado por una mayoría social, que incluso llega a apreciarlo como una manifestación artística.

El tatuaje en el siglo XXI

Los motivos por los cuales decidimos tatuarnos pueden ser muy diversos, aunque yo creo que detrás de cada dibujo hay una historia, un anhelo, una persona especial, un símbolo personal. Por ejemplo: un marinero puede exhibir un ancla en el antebrazo. Un músico de rock, una calavera, una guitarra, una boca con la lengua fuera, el nombre de un grupo... Un escritor puede encontrar estimulante lucir una pluma. Un enamorado, tal vez un corazón. O, ¿por qué no tatuarse un hada hiperfemenina? ¿Y qué tal unos delfines para quienes aman la libertad?
                                                     
Tu y yo, amor

Nadie, excepto el portador, conocerá las verdaderas razones de la elección. La intimidad con el dibujo es tal, que llegará a formar parte de la fisonomía de la quien lo ha seleccionado, añadirá matices a su personalidad. Será parte de su piel porque está dentro de ella; no es algo externo, de quita y pon, que pueda llevarse encima como un vestido o joya, nada de eso, ya que para que el tatuaje sea permanente han mediado y se han fusionado sangre y tinta...

El tatuaje y el erotismo

La piel tatuada incita al que la contempla y despierta el deseo de caricias. El tatuaje, situado en algún lugar estratégico, es un imán para los ojos. Por ejemplo: los que se llevan en el cuello, cerca de donde la arteria fluye y la piel se vuelve un poco más azulada, o por detrás de la oreja... Bien sabemos que esa es una zona muy sensual para el que recibe caricias de manos o labios y para el que las ofrece. Allí es donde se aplica el perfume, el lugar de tránsito entre la cara y el pecho, donde el amante esconde el rostro para sentir el goce sencillo que precede al placer que ha de venir a continuación. ¿Cómo no van a gustarnos los tatuajes en esa parte del cuerpo?

Pero si los visibles resultan tentadores, mucho más los que quedan ocultos de las miradas, cubiertos por capas de ropa como si fuesen seres vivos a los que no les gustara la luz del sol de invierno. Los menos tímidos saldrán cuando el calor apriete, otros, ni eso.

Saber que una persona está tatuada despierta la imaginación... ¿Dónde lo esconde?, ¿Cómo será?, ¿Qué significado tendrá?
                                                    
El placer de viajar
¿Te gusta viajar?

El descubrimiento inesperado de un tatuaje en la intimidad puede ser motivo de satisfacción. En el vientre, cadera, espalda..., o en lugares más íntimos aún, igual da, porque... ¿a quién no le gustan las sorpresas? 

Llegados a este punto, he de matizar mi opinión sobre lo anteriormente dicho: creo que en el tatuaje no todo vale, por ejemplo: ¿te imaginas un demonio realista con la boca abierta y los ojos rojos que te mire desde el pecho de tu amante? Creo que si mi pareja se hiciese uno de esos, tendría que acostarse con la parte superior del pijama eternamente. 
                                                 
Ángel caído
Cerca del cielo...
Continuando con las motivaciones: no creo que las personas seamos tan diferentes de los animales al emitir determinadas conductas, me refiero al ritual que precede al apareamiento, o a la conquista, que lo anterior suena un poco brusco ;-) Al igual que algunas aves, intentamos mostrar nuestro mejor plumaje, nos acicalamos para sentirnos bien dentro de nuestra piel, pero también para conquistar (somos recolectores, pero antes de eso fuimos cazadores). Y en este proceso nos servimos de aquello que creemos que puede definirnos mejor como personas irrepetibles que somos. El tatuaje, si te gusta, ¿por qué no?

La curiosidad

Thomas Edison fue el inventor de la máquina de tatuar, aunque no fue quien la patentó. Lo hizo O´Reilly en 1876.
No es que Edison quisiera hacer una máquina para esta finalidad, sino que trataba de crear un dispositivo capaz de perforar por igual cartas, folletos de distintos grosores..., y lo más importante: depositar un sello con tinta. Lo hacía para agilizar el trabajo de las oficinas... Hasta que el inventor se dio cuenta de que también podía usarse para tatuar la piel humana.
Edison quiso probar el aparato y se tatuó a sí mismo. Se cree que en el antebrazo.
                                                 
Erotismo místico
Mi tatuaje

                                                     

¿Te gustan los tatuajes? ¿Llevas alguno? ¿Te gustaría contarnos en qué parte del cuerpo lo tienes?

Fuentes: Historia del tatuaje. Wikipedia

22 comentarios:

  1. Me he quedado sin palabras,y no voy a deciros donde tengo el mío. Me encanta en las dos versiones tanto de Angel como de demonio. ......A VOLAR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Anónimo.
      A eso me refería precisamente, al morbo que despierta saber que alguien tiene un tatuaje escondido. La búsqueda, sin duda, tiene que ser un aliciente para la persona que comparta tu vida.
      A mí también me gustan las dos versiones, dependiendo del momento y las circunstancias. Además, opino que todos tenemos un poco de las dos cosas: ángeles y demonios.
      Gracias por pasarte a leer el post.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Buenas tardes a todos.
    Soy partidario de dejar al cuerpo como está, porque me parece bonito al natural,aunque reconozco que los tatuajes de estas fotos están muy bien.
    Has puesto muy buenos ejemplos con estas fotos.
    El post me ha gustado mucho.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Capricornio.
      Lo hemos dicho muchas veces aquí: "Para gustos: colores". La piel es hermosa per se, estoy de acuerdo, pero esa belleza puede sublimarse, y yo creo que el tatuaje ayuda.Los ejemplos de las fotos son más que elocuentes, necesitan pocas palabras para explicar la belleza que emana de ellos.
      Me alegra que te haya gustado el post.
      Gracias por el comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Buenas tardes,
    A mi me gustan mucho los tatuajes,aunque no tengo ninguno,aún no he encontrado ningún símbolo que represente algo de mi personalidad o de mi vida para llevarlo plasmado en l piel.Pero más que los tatuajes en sí,me gusta imaginar la historia que lleva detrás cada uno de ellos,y si puedo saberla mejor todavía.
    Por cierto,el último tatuaje es genial,se ve que es de una gran escritora.
    Muy buen post araña.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Buenas tardes, Dama.
    Sí, la mayoría de las veces no nos tatuamos hasta que encontramos un motivo importante para hacerlo. Puede que incluso tardemos años en descubrirlo. Según yo lo veo, el dibujo debe complementar la personalidad de quien lo lleva, por lo tanto hay que estar seguro antes de dar el paso. Por lo demás,y quitando el rato de las agujas, la experiencia es muy gratificante.
    Me alegra que te guste mi tatuaje.
    Gracias por el comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Yo que voy a decir ya que tengo muchos,me gustan y forman parte de mi personalidad,aunque siendo sincera cambiaría alguno que se hace con una edad prematura,me ha gustado mucho el post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Lupita.
      De eso se trata, de que los tatuajes se incorporen a nuestra personalidad. Dicen que son adictivos, que quien prueba, repite; en tu caso se cumple esta predicción porque confiesas tener varios.
      Como decía anteriormente, para tatuarse la piel hay que estar muy convencido. La edad temprana, a veces, no suele ser buena consejera..., por ahí hemos pasado todos :-)
      Gracias por comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. A mi me encantan los tatuajes,muchas veces es un símbolo,un recuerdo que quieres que perdure toda la vida o que tiene un significado especial incluso te une a un persona.La primera foto que tiene tatuada un hada me parecede preciosa a mi personalmente siempre me han encantado los personajes fantásticos y la foto está genial,yo tengo una rosa tatuada en la espalda y no descarto hacerme más tatuajes con el tiempo,me ha gustado este post un besoq

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Tere.
      Una rosa..., sí, me gusta esa flor porque me parece de lo más femenina. Creo que elegiste bien.
      Las hadas son un motivo precioso para adornar el cuerpo. Sus alas suelen ser muy sugerentes, además de un símbolo con un significado potente: la magia.
      El tatuaje de la modelo es una maravilla, ¡precioso!
      Gracias por comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Muy buenos los tatuajes que has elegido para el post. El tuyo me ha gustado mucho pero de todos los que has puesto, me quedo con el primero el hada que lleva el Ángel negra. Buen post araña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Leo.
      ¡Qué bien que te hayan gustado los tatuajes que aparecen en el post!
      Buena elección, la foto que encabeza el post es magnética, y no solo por el tatuaje, que es magnífico...
      Gracias por comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Yo opino que un tatuaje discreto y lleno de significado para uno mismo tiene sentido,los demas tarde o temprano te arrepientes de ellos.Y una pregunta solo por curiosidad,la foto que abre este post eres tu?
    Ya que el parecido es mas que razonable al menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Borjaabraham.
      Estamos de acuerdo en lo principal, que el tatuaje debe alejarse de modas pasajeras y tener un significado profundo para quien lo lleva, aunque los demás no lo comprendan.
      No, no soy yo. Tengo a mi lado amigas preciosas y una estupenda profesional de la fotografía. Muchas de las fotos de la Araña son de mujeres de mi entorno, que me apoyan en mi proyecto, incluso posando para el blog. Ya ves, Borjaabraham, soy una persona más que afortunada. Mi tatuaje es la pluma, como comprenderás, para mí tiene un gran significado.
      Gracias por comentar. Ha sido un placer volver a encontrarte por aquí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Peticion:
    La polémica guía de Gwyneth Paltrow para tener sexo anal.

    Me gustaria saber tu opinion sobre ello y quizas un buen tema para un post,ya que no es muy corriente que una actriz famosa como ella nos hable y aconseje las bondades del sexo anal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues va a ser que recojo el guante, sí. En mayo habrá post sobre este tema.
      ¡Muchas gracias, Borjaabraham!

      Eliminar
  10. Muchas gracias Carmina,aunque no comente todos tus post si los leo,incluidos los comentarios que de ellos se aprende a ver el mismo tema visto desde otros puntos de vista.
    Tu blog junto a Goop el de mi platonica
    Gwyneth Paltrow son los que mas sigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. También aprendo con los comentarios. Me recuerdan a las "puestas en común" que hacíamos en el colegio, me encanta charlar y escuchar otras opiniones.
      Se agradece la fidelidad.

      Eliminar
  11. Vaya! !!!!!menudos tatus más bonitos.
    Preciosos.un mundo éste de lo más variopinto. Pero sabes una cosa araña como echo de menos la piel de cordero para arropar al primer tatu, recogerme en el segundo, volar con el tercero, escribir con el cuarto ........

    ResponderEliminar
  12. Buenas tardes, Anónimo.
    Es verdad, son una pasada. A pesar de ser muy diferentes entre sí, son especiales todos.
    Bueno, hay deseos que no puedo complacer, pero si algo tengo claro es que respecto a la piel de oveja (no de cordero), sí puedo hacer algo... Tendrás que estar atento al próximo cuento prohibido, creo que está previsto para dentro de dos o tres semanas.
    Gracias por comentar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Muy interesante y didáctico el artículo. No sabía nada de la historia del tatuaje.
    Aunque no tengo ninguno, sí que me gustaría hacerme uno, incluso tengo pensado lo que me haría y donde, solo me falta el valor porque soy bastante cagueta, jajaja.
    Un besico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mary Asexora.
      ¡Naaaa!, es un rato de incomodidad, no tengas reparos. Para tu información, te diré que el profesional que me lo hizo, me dijo que quien se hace uno, repite seguro, y no es por nada, pero yo me voy a hacer una araña rosa en el tobillo izquierdo, así que saca tus propias conclusiones.
      ¡Feliz Semana Santa!
      Abrazos.
      PD: Por cierto, ¿Dónde dices que te lo vas a hacer? ;-)

      Eliminar