2 de mayo de 2017

Sexo anal, el eterno dilema de la puerta de atrás

                                                                     
                                                                             
                            La puerta de atrás


Muchos fueron los medios de comunicación que durante el pasado mes de marzo utilizaron las palabras de Gwyneth Paltrow: «If anal turns you on..., you are not alone», que traducido viene a decir: «Si el sexo anal te excita..., no estás solo», para hacerse eco de un artículo que la popular actriz y exitosa bloguera había escrito en su blog, Goop, en el cual recomendaba la práctica del sexo anal, si así se deseaba.

Acompañada de un psicoanalista, el doctor Paul Joannides, autor del libro: The guide to getting it on; traducido al español: La guía para ponerse manos a la obra. Como podéis apreciar, el título es de lo más elocuente para los que conocemos el contenido de la obra, porque lo cierto es que, fuera de contexto, puede llevar a la conclusión de que se trata de un manual de bricolaje. Y tal vez el sexo anal comparta alguna técnica con la fontanería, por ejemplo, ¿o no? 

Aunque en ningún momento Gwyneth Paltrow aclaró si ella practicaba sexo anal, si quiso exponer su opinión sobre este ejercicio sexual, demostrando lo mucho que se había documentado antes.

En su exposición aclaró que no todo el mundo tiene por qué practicarlo, pero que si se desea, no hay nada malo en hacerlo, siempre y cuando se tomen las medidas higiénicas adecuadas para prevenir enfermedades de transmisión sexual.

Según las fuentes que Gwyneth había consultado, entre un 30 y un 40 por ciento de la población había experimentado con el sexo anal en al menos una ocasión a lo largo de su vida.

Lo veo así: 
Considero positivo que personajes influyentes se mojen con temas controvertidos. Podremos estar de acuerdo o no con sus opiniones, pero siempre resulta enriquecedor escucharlas y tenerlas en cuenta.

El sexo anal forma parte del repertorio de las prácticas sexuales del ser humano desde la Edad de Piedra. O sea, que "los modernos" no hemos inventado nada de nada, más bien al contrario, hemos ido recortando experiencias.

Los prejuicios que hemos creado han convertido en tema tabú todo lo relacionado con el sexo anal.
                                                     
Lapuertadeatrás
Fuente: Pixabay

Se necesita mucha confianza en la pareja para abordar el asunto con naturalidad, reconociendo que nada tiene que ver con la dominación y/o sumisión del otro. El temor al dolor que se pueda ocasionar o sufrir también actúa como disuasorio. Así mismo, existe rechazo explícito hacia esta zona concreta porque es por donde se eliminan los desechos que el cuerpo no ha asimilado en la alimentación; se considera, por tanto, una zona "sucia".

Por otro lado, se sabe que esa parte de nuestra anatomía es una zona erógena altamente sensitiva. En el hombre, esa sensibilidad nerviosa puede compararse a la del pene. Con la penetración anal se estimulan la próstata en el hombre, el denominado punto "P" y, en la mujer, multitud de terminaciones nerviosas que conectan con el clítoris.

Una aclaración importante: la práctica del sexo anal no tiene nada que ver con las preferencias sexuales de las personas.

Por supuesto, si la idea nos causa rechazo, no estamos obligados a nada. Se trata solo de una opción más dentro de un amplio elenco. Así que ¡tú decides!

Por si quieres ponerte manos a la obra, te dejo unos consejos para que la experiencia sea segura y placentera.
Antes de nada: siempre, siempre, siempre, ha de haber consenso en la pareja, si no se da el caso, hay que dejarlo estar y buscar alternativas, que haberlas, haylas.

Vamos allá:
  1. Protección: muy importante este punto para evitar infecciones y enfermedades que pueden transmitirse por esta vía. El uso de preservativo es la opción más segura.
  2. Los lubricantes son indispensables para facilitar el deslizamiento y evitar molestias innecesarias. 
  3. Higiene correcta, por supuesto.
  4.  Tomárselo con muuucha tranquilidad. 
  5. Estar relajados. 
  6. Mejor sin haber tomado alimentos que produzcan flatulencias: un escape inoportuno de gas puede dar al traste con el erotismo del momento, aunque si eso llegase a ocurrir, porque hay aspectos de nuestra fisiología que no podemos controlar, mejor tomárselo con sentido del humor. 
  7. Si decides utilizar un juguete, asegúrate de que es el adecuado para tal fin. Una pista: ha de tener la base más ancha que la punta. Es muy importante que tengas esto en cuenta, ya que si no lo haces puedes acabar en las urgencias de un hospital dando explicaciones muuuy incómodas.
  8. Puedes parar cuando quieras, para eso lo has consensuado antes. 
                                                                             
Plug anal

La curiosidad
Pegging: Se trata de una práctica sexual en la que la mujer penetra al hombre por el ano con ayuda de un consolador que va sujeto a un arnés o a su propia vagina. La palabra pegging es un neologismo que fue popularizado por el columnista Dan Savage.

Para poder llevar a cabo esta experiencia, existen en el mercado unos arnés con dildos incorporados y con múltiples prestaciones. Solo tienes que pedir por esa boquita...

Fuentes:
                                                        
Lujuria


Ahora solo queda que me cuentes qué te parecen las palabras de Gwyneth Paltrow: "Si el sexo anal te excita..., no estás solo".


Nota: Este post esta dedicado a Borjaabraham. No podría ser de otra forma, ya que fue quien lo inspiró. ¡Gracias!



19 comentarios:

  1. Siento no compartir con Borjaa tal vez es que todavía no me llama suficiente la atención. El post muy ilustrativo araña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Anónimo.
      Al leerte, donde dices: "todavía no me llama suficiente la atención", me ha dado por pensar que en este blog solo he tratado el tema del sexo anal en este y en otro post, un cuento prohibido. Si no hubiese sido porque a Brojaabraham le llamo la atención la guía de Gwineth P., no sé cuándo hubiese vuelto a la carga. Ha sido un olvido inconsciente, pero tendré que reflexionar qué significado dar a este despiste...
      Gracias por comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Comparto la opinión de anónimo y creo que me uno al primer arrepentido porque no me seduce esa puerta para gustos los colores y de momento la gama es tan amplia que ese queda fuera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Anónimo.
      Cierto, la gama de prácticas sexuales es casi inagotable, para eso está nuestra imaginación y la vocación de explorar. Estoy convencida de que el sexo tiene mucho de "ARTE"; crear para aspirar a conseguir una obra maestra: el orgasmo perfecto.
      Gracias por el comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Buenas tardes a todos. Tengo que decirte que de momento tampoco llamaría a esa puerta. Respeto a quien quiera hacerlo, como bien dices en el post, siempre consensuado con el otro.
    No sabía que hubiese juguetes especiales para el sexo anal.
    Como veo que se puede opinar, quiero que sepas que a mi me gustan los relatos heteros que escribes, y mejor sin extraterrestres.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Capricornio.
      Bien, dices que de momento, eso no implica una negación concluyente.
      Hay una amplia gama de juguetes sexuales pensados para practicar el sexo anal con la confianza de que no va a ocurrir un desastre. El tubo digestivo, al contrario que la vagina que tiene una longitud "accesible", puede succionar el dispositivo si no es el adecuado, y ve a saber cuánto puede penetrar. Esto no es una leyenda urbana, se ve en las urgencias de los hospitales.
      Intentaré complacerte con un cuento de corte realista (sin extraterrestres ;-)).
      Gracias por comentar.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Yo creo que cada uno es libre de practicar el sexo como le apetezca,en la variedad de probar esta el disfrutar.
    Me gustó el post y me saco una sonrisa lo de las flatulencias��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Anónimo.
      ¡Por Dios, cuánto Anónimo hay hoy por aquí! :-)
      Buen dicho: "En la variedad de probar está el disfrutar". No sé si pertenecerá al refranero popular, pero es muy oportuno en esta ocasión.
      Las flatulencias..., los sonidos del cuerpo, algunos, son un poco desagradables, sobre todo en determinados momentos.
      Gracias por comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Pues por que no si no lo pruebas no puedes decir que no te guste eso decía mi madre. Ok el pescado y ahora me encanta baja gran post

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Anónimo nº4.
      Tu madre es una mujer sabia. Tenía razón con el pescado, aunque no sé que habría opinado del sexo anal...
      Me alegra mucho que te haya gustado el post. Continúa con ese espíritu aventurero.
      Gracias por el comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Buenas tardes arañita
    El sexo anal como bien dices en el post viene de la antigüedad al que le guste pues que disfrute.
    De esto se suele decir en tono irónico que el va al lado oscuro no vuelve leyendas urbanas .
    A bueno todo hay que decir que a partir de ciertas edades todos nos tendríamos que acerca un reconocimiento prostatico así que casi mejor que esos mimos te los agua tu pareja en la intimidad que seguro que lo hace con mas mimo que un desconocido de verde en una camilla fría.
    Eso si que es un cuento en la 3 fase jijijijijiji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Set.
      No acabo de comprender por qué se asocia la práctica del sexo anal con el lado oscuro, no es la primera vez que lo escucho y me llama mucho la atención. La expresión me recuerda a Darth Vader (Guerra de las Galaxias) y, con la imaginación que tengo, me monto una película que no veas, con espada láser incluida y esa voz cavernosa que... Mejor lo dejo aquí.
      De acuerdo contigo sobre las revisiones periódicas de la próstata.
      Gracias por comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. El sexo anal es la práctica sexual que está más rodeada de más tabúes y miedos. Y no es ni mejor, ni peor que cualquier otra, simplemente, es otra más. Entiendo que no le puede atraer a todo el mundo, como es lógico, pero no entiendo ese rechazo sistemático.
    Para los y las que se quieran iniciar en esta práctica, 3 cosas que hay que tener claro: lubricación, relajación y paciencia.
    Me ha gustado mucho el artículo.
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mary Asexora.
      Sería interesante conocer el recorrido histórico de esta práctica, me refiero a cuándo empezó a ser tabú.
      A cuento de lo que dices sobre el rechazo sistemático, posiblemente el hecho de que una mujer relevante, en este caso Gwineht P, hable con naturalidad sobre el tema sirva para que cambiemos el concepto que tenemos y aceptemos que es una opción más a tener en cuenta, si se desea.
      Gracias por esos consejos de experta que nos das, son muy bienvenidos.
      Un placer tenerte por aquí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. No creo que deban cerrarse puertas en una actividad tan placentera como es el sexo, creo que esas cosas hay que hablarlas en pareja y si los dos están de acuerdo probarlas, si gustan, genial, y si no gustan con no volverlas a practicar asunto concluido. Yo lo he practicado y tanto mi pareja como yo estamos encantados, ahora bien, como con cualquier otra practica sexual siempre hay que tener muy en cuenta las medidas higiénicas y de protección.

    Un blog estupendo, muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Antonio.
      Efectivamente, la comunicación en la pareja es fundamental para lograr que haya confianza y complicidad. El consenso es una consecuencia directa del respeto y la capacidad para escuchar (y atender) las necesidades del otro. En algún comentario anterior han utilizado la metáfora del pescado para referirse a las ideas inamovibles que pueden modificarse experimentando.
      Agradezco especialmente tu testimonio, y me alegro de que disfrutes plenamente con tu pareja. ¡Enhorabuena por ese entendimiento!
      Gracias por comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. ¡Estupendo que te guste el blog!
      C.

      Eliminar
  9. A mi me parece genial buscar todas las formas posibles de dar y recibir placer nunca hay que cerrarse a nuevas experiencias pero en mi caso lo siento mucho pero no soy partidaria de que me entren x la puerta de atrás es que es pensarlo y me estremezco.Creo que x ahora lo dejaré aparcado un postre muy interesante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Tere.
      Se trata de una opción más, dentro de las muchas que tenemos para disfrutar. Cada persona tiene sus preferencias a la hora de desarrollar su sexualidad. La experimentación dentro de un marco de confianza puede revelarnos muchas sorpresas... En definitiva, ¡tú eliges!
      Bueno, puede ser un postre o un primer plato, depende de cómo valoremos esta práctica.
      Gracias por comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar