11 de julio de 2017

Pesadillas. Día uno


                                                                       
Espectro
Adéntrate conmigo... No me dejes sola hoy.

Día uno
 El espacio es un agujero negro que me traga. Estoy sola, después de años, estoy sola.

 En la piel me quema la última caricia. En mi oído aún resuenan los gemidos contenidos en el dormitorio de la casa habitada por vivos y fantasmas. Los vivos son fantasmas. Los fantasmas no son nada, pero ellos creen que sí. 

Me pregunto si también soy un espectro que se nutre de recuerdos. Estos pensamientos resultan torturadores, pero mucho más saber que el futuro esta despejado de ternura, de besos, de amor.
 La noche se acerca. Oscura. Sin estrellas que alumbren mi firmamento. Me acostaré en la cama sin rozar el cuerpo amado, perdido ya en otra noche nueva, tal vez gestándose en el sueño joven de otra.
Cerraré los ojos e imaginaré su aliento en mi nuca. El pecho viril pegado a mi espalda. Su cadera encajada en la mía, y un fuego que crece recio, duro, poderoso entre mis piernas apretadas. Su saliva, que resbala por mi hombro y se funde con el sudor de mi piel, se ha secado para siempre.
 En esos momentos, el cielo era un racimo de fuegos artificiales; se había encendido un lucero para iluminar nuestro lecho. Hoy vuelvo a percibir la misma luz... Solo es un espejismo, sin embargo camino hacia él.
          Tengo sed.
 La razón no es compatible con el placer..., lo sé por experiencia.
 Dejo de pensar porque la mente se nubla con escenas eróticas vívidas, tal vez mías, tal vez de otros, tal vez de nadie.
Me veo a mi misma penetrada por un animal mitológico: cuerpo de guerrero, cabeza de toro de lidia. Me toma por detrás, cual perra en celo rendida al goce que me produce sentirlo dentro, abrasándome en el infierno del placer de lo prohibido, de lo que sé que es pecado.
Sumisa, me mantengo quieta mientras hace diana en mis entrañas una y otra vez, pulsando las teclas de un instrumento desafinado, pero aún capaz de producir una melodía.
Dormiré sabiendo que estoy sola y que mañana será un día gris, igual al de hoy. Volveré a esperar la llegada del crepúsculo para contemplar cielos sin estrellas en mis sueños desgastados por la erosión de la lluvia de lágrimas y del paso del tiempo, sepultada bajo la soledad de una cama y vestida con la mortaja de los anhelos que se resisten a ser doblegados. 


Nota: 
Este es el comienzo de una novela nueva que está tomando forma en mi cabeza. El texto que acabas de leer lo ha escrito la protagonista de la obra (aún no tiene nombre), que está internada en un psiquiátrico.
¡Te propongo que me ayudes a encontrar un nombre adecuado para ella! ¡Gracias! ♥♥♥

Próximo post: día 8 de agosto. Toca Cuento Prohibido: 
Solo para tus ojos

8 comentarios:

  1. Uffffff, tengo una amiga que da el perfil,sería perfecta, vamos que según leía el post la imaginaba, incluso ahora pasa alguna temporada ingresada en el psiquiátrico, tiene los ojos claros, enormes, a veces cuando pierde la mirada es. ....y la piel, está siempre tensa, tan blanca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, pone un poco los pelos de punta saber que existe una persona que se corresponde con el perfil de la protagonista. La realidad supera la ficción, está claro.
      Por otro lado, decirte que la imagen que tengo de la prota se parece a la descripción que haces: rubia, ojos azules y piel casi transparente, muy blanca. Quiero un contraste fuerte entre el físico y el temperamento.
      Gracias por comentar.
      ¡Feliz fin de semana y un abrazo!

      Eliminar
  2. Yo le llamaria Clara No se porque pero menpefa ese nombre,ansiosa de saber que mas cosas pasarán en esa novela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Seguidora.
      Clara, tomo nota.
      Habrá que esperar aún. Está en las primeras fases, aunque estoy muy ilusionada porque se trata de un reto personal; a ver si soy capaz de sacarla adelante.
      Gracias por comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Perdooooon. Aprovecho para decirte que su carácter es duro,a veces difícil, su nombre Natalia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Natalia, buen nombre. Inspira dulzura; contrasta vivamente con lo que me cuentas sobre su carácter difícil.

      Eliminar
  4. Buenas noches a todos.
    Hay que ver lo que te gustan los personajes raros. Yo prefiero la gente normal. Leeré el libro de todas las formas.
    Yo propongo el nombre de Juana.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Capricornio.
      Ya sabes que los personajes normales no dan juego dentro de una novela. En una historia tienen que ocurrir cosas que desestabilicen esa "normalidad" que tú prefieres. No es que me gusten los personajes raros, que también, sino que opino que tienen que vérselas con problemas graves para tener la oportunidad de resolverlos; y ya de paso dejarnos satisfechos después de leer la obra.
      ¿Juana? ¿Como Juana La Loca? Me dejas perpleja.
      Gracias por el comentario y, sobre todo, por querer leer la novela a pesar de que no te satisfaga la protagonista.
      Un abrazo.

      Eliminar